diego armando caradonaLa imagen de Diego Armando Maradona estuvo desde pronto ligada a los medios de comunicación. Una muestra clara es el vídeo que ha sobrevivido en el que un joven salido de Villa Fiorito declara con sinceridad su ambición en la vida: jugar en la selección y contribuir en la victoria de la Copa del Mundo.

Fue temprano el descubrimiento de un productor televisivo del joven prodigio. Así, comenzó a mostrar sus habilidades con el esférico en sus primeras apariciones televisivas. Y no sólo con un balón. También se rindieron al dominio de sus pies una naranja y una botella.

Para entonces el joven Maradona había realizado las pruebas para ingresar en el Cebollitas, filial de Argentinos Junior. Los malabares de Diego no pasaron desapercibidos para los dirigentes del primer equipo. Por ello, decidieron que aquel niño con el pelo alborotado repitiera sus exhibiciones en los descansos del Argentinos Juniors, en la primera división argentina.

Difícil pasar por alto el día en que eclipsó el pésimo espectáculo que ofrecían Argentinos Juniors y su rival, Boca, sobre la cancha. Era julio, en 1970, y Maradona contaba diez años de edad. El árbitro indicó el descanso y los dos conjuntos se marcharon del terreno de juego hacia vestuarios. El joven que más tarde sería ‘El Pelusa’, apareció dispuesto a aprovechar su momento. Zigzagueó y se la pasó de un pie a otro con una destreza insultante. Se le posó sobre la cabeza y el cuello con movimientos delicados, casi imperceptibles.

En un momento dado, los jugadores reaparecieron. El árbitro solicitó a Maradona que mandara la pelota fuera y abandonara el campo. Antes de que el colegiado soplara el silbato, la multitud, de forma espontánea, estalló para gritar: “Déjenlo, déjenlo…”. Y se quedó, junto al banco de los suplentes.

Un año después, en septiembre de 1971, Maradona volvió a saltar al césped en el periodo de descanso. La multitud seguía encandilada con el futuro astro, pero lo que aquel día consiguió fue que  su actuación se viera reflejada en un diario argentino de gran tirada como Clarín. Era el primer informe periodístico publicado sobre Diego Armando Maradona. En el destacan el talento natural de alguien tocado por un don divino. Se publicó el 28 de septiembre 1971. Todo fue perfecto, excepto por un error tipográfico: se refirieron al prodigio como Diego Armando Caradona.

“Es zurdo, pero sabe usar la derecha. Diego Armando Caradona, de diez años de edad, se granjeó el aplauso en el descanso del partido entre el Argentinos Juniors y el Independiente, haciendo una verdadera exhibición de su rara capacidad para tocar y dominar la pelota.

La camiseta le queda demasiado grande y el flequillo apenas le permite ver adecuadamente. Parece haber escapado de un desierto. Puede dejar la pelota muerta y luego, con la misma facilidad, levantarla con ambos pies. Su actitud es la de un futbolista nato. No parece de nuestros días, pero lo es; tiene un amor muy argentino por la pelota y gracias a él nuestro fútbol continuará alimentándose de grandes jugadores”.

 

Comparte
Página web de fútbol, historia y cultura. Los mejores partidos, jugadores y relatos. Periodismo deportivo. Fútbol escrito

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here