andriy shevchenko
Fotografía de Carlo Ferraro | ANSA | TO

El 26 de abril de 1986 la vida de miles de ucranianos dio un vuelco. Un accidente nuclear en Chernóbil obligó a familias enteras a escapar de la nebulosa radiactiva que amenazaba la zona. Entre esas familias había un niño de Dvirkisvhchyna que con nueve años que tenía como referente a Oleg Blokhin, ucraniano ganador del Balón de Oro en 1975. Aquel niño se convertiría en la gran figura del fútbol ucraniano, Andriy Shevchenko.  

El delantero se formó en las categorías inferiores del Dinamo de Kiev, debutando con el primer equipo en liga en 1994. Pero para su presentación en sociedad eligió el escenario donde todo el mundo quiere brillar pero no todos pueden, la Liga de Campeones.

El Camp Nou catapultó a Sheva en 1997. El Barcelona de Louis Van Gaal se enfrentó al Dinamo de Kiev en la tercera jornada de la Champions y acabó recibiendo tres goles. La vuelta en la ciudad condal sería la consagración del punta. En apenas media hora la velocidad de Andriy hizo inútil los esfuerzos de la zaga catalana y batió en tres ocasiones a Vitor Baia. El encuentro terminó con un contundente cero a cuatro, una de las peores derrotas del Barça como local en Europa. Comenzaba la leyenda de ‘Shevagol‘.

ETAPA DORADA EN MILÁN

El Milan buscaba contragolpear el fichaje de Ronaldo por el Inter y se fijó en el delantero ucraniano, pero el fichaje fue de todo menos sencillo. Antes de recalar en el Calcio, el ariete tuvo tiempo de coronarse también ante el Real Madrid y también en Champions, dejando fuera a los blancos en cuartos de final. El por aquel entonces número 10 del Dinamo anotó los tres goles de su equipo en la eliminatoria, llevando al equipo ucraniano a semifinales, su mejor resultado hasta el momento en la máxima competición europea. Caerían a las puertas de la final ante el Bayern de Munich, pese a los dos tantos de Sheva en la ida. El delantero sería, junto a Yorke (Manchester United), el máximo goleador de aquella edición. Con 5 títulos de liga consecutivos y 2 copas nacionales, y por 21 millones de euros, puso rumbo a Italia.

Andriy conduciendo el balon durante un partido con el MILAN. Foto AC MILAN
Andriy conduciendo el balon durante un partido con el MILAN. Foto AC MILAN

En su primer curso en Milan anotó 24 goles, siendo el primer extranjero en proclamarse máximo goleador del Calcio en su primera temporada en Italia. La directiva comenzaba a ver en él el pilar en el que creciera el nuevo equipo, un sucesor del mismísimo Van Basten. Pero el conjunto rossonero no pasó de la fase de grupos de la Champions y terminó cuarto en liga. En la 2000/01 el equipo tampoco llegó a las eliminatorias de Liga de Campeones y cayó a la sexta posición en el Calcio, clasificándose para la UEFA.

Con la llega de Carlo Ancelotti y jugadores como Rui Costa, Inzaghi o Pirlo comenzó una nueva era para los milanistas y para Sheva. El equipo se clasificó para la máxima competición europea, aunque tuvo que jugar la previa, y llegó a semifinales de la UEFA. Sería la temporada 2002/2003 cuando la squadra de Ancelotti y Shevchenko conquistarían Europa.

El 28 de mayo de 2003, en Old Trafford, con la Juventus como rival, disputó la final de la Liga de Campeones. Los rossoneros se impusieron en la tanda de penaltis en la primera final disputada entre equipos italianos de la competición. Como no podía ser de otra manera el penal definitivo corrió por cuenta de Andriy Shevchenko, otorgando al Milán su sexta Liga de Campeones. Convirtiéndose en el primer ucraniano que ganaba la Liga de Campeones.

Tan sólo tres días después, en el partido de vuelta en la final de la Copa de Italia, se impuso a la Roma en San Siro consiguiendo su quinta Copa de Italia. El club lombardo también acabaría levantando la Supercopa italiana ante la Lazio gracias a un triplete de ‘Shevagol’.

Con Kaká y Cafú ya en sus filas, el Milan se hizo con la Supercopa de Europa ante el Oporto, como no, gracias a un gol de Sheva de cabeza. Un bueno comienzo de curso que terminó con la consecución de la decimoséptima liga milanista siendo el delantero ucraniano el máximo anotador del campeonato con 24 dianas. Lo que llevaría año a alzar el Balón de Oro.

BALÓN DE ORO

Se convirtió en el quinto jugador milanista galardonado con el Balón de Oro. Tras Gianni Rivera (1969), Ruud Gullit (1987), Marco van Basten (1988, 1989 y 1992), George Weah (1995), tres años más tarde se uniría al club el brasileño Kaká (2007). El tercer ucranio que ganaba el Balón de Oro, tras Blokhin (1975) y Belanov (1986), ambos bajo bandera de la URSS.

Shevchenko alza su Balón de Oro en 2004 con el Milan. Foto: AC MILAN
Shevchenko alza su Balón de Oro en 2004 con el Milan. Foto: AC MILAN

France Football le coronó por delante de los azulgrana Deco y Ronaldinho y del goleador del Arsenal FC, Thierry Henry. Aunque estos dos últimos quedaron por delante del ucraniano en el galardón FIFA World Player. “No sé quién ha tenido más suerte: si el Milan por encontrar a Shevchenko o él por encontrar al Milan”, comentaba el por entonces entrenador rossonero, Carlo Ancelotti.

“Estoy muy contento de recibir este premio. Quiero agradecer a la gente que me ha ayudado, sobre todo a los aficionados ucranianos. Soy de Ucrania y estoy muy orgulloso de ello. Le dedico este premio a toda mi gente”, señaló al recibir el galardón, dejando pistas de hacia donde apuntaría su carrera una vez dejara el fútbol.

Dirigidos por Ancelotti en 2005 llegaron a su segunda final de Champions en tres años. Partían como favoritos, el Liverpool era el rival en esta ocasión, Estambul, el escenario. Protangonizaron una de las finales más épicas de la competición. Gol de Maldini en el primer minuto, asistencia de Sheva en el segundo parea que Crespo anotara el primero de sus dos tantos. Pero en esta ocasión el Milan se vio superado por el coraje del Spanish Liverpool de Rafa Benítez. El partido finalizó empate a tres y los de Anfield se llevarían la orejona en los penaltis. Shevchenko encaró una de las decepciones de su carrera, errando el penalti definitivo ante Dudek.

Meses después el Milan volvería a Estambul, el rival ya no era el Liverpool sino el Fenerbahçe. La herida de la final del curso pasado era reciente pero Sheva se encargó de cerrar el capítulo acribillando la portería rival en cuatro ocasiones. El ucraniano se convirtió en el primer jugador que conseguía un poker de goles en UEFA Champions League fuera de casa.

RUMBO A INGLATERRA

El Milan se vio envuelto en el Moggigate, el escándalo por la compra de partidos en el Calcio, y fue sancionado con una penalización de 30 puntos en la temporada 2005/2006 y de 8 en la 2006/2007. Fichando jugadores de perfil bajo y sufriendo bajas tan importantes como la de Andriy Shevchenko, rumbo al Chelsea de Roman Abrámovich.

Se marchó después de haber conquistado la Serie A, una Copa de Italia y una Liga de Campeones. Máximo goleador del Calcio en dos ocasiones, Balón de Oro en 2004 y tres veces máximo goleador en una edición de la Liga de Campeones.

El delantero, uno de los fichajes más caros de la Premier, no pudo brillar en Londres, las lesiones lastraron su participación en el equipo y anotó 22 goles en dos años. Pese a ello engrosó su palmares con una FA Cup, una Copa de la Liga. Así las cosas el Chelsea y el Milan acordaron la vuelta del delantero a la ciudad italiana, pero nada volvería a ser como antes.

Aunque tuvo tiempo de ampliar su leyenda rossonera afianzándose como segundo máximo goleador en la historia del Milan (con 175 tantos, sólo superado por Gunnar Nordahl). El delantero anotó sólo dos goles en todo el curso y regresó al Chelsea para poco tiempo después volver al equipo en el que se formó, el Dinamo de Kiev, para marcar 30 goles y levantar una Supercopa de Ucrania.

UCRANIA

El festejo de Sheva con la selecion de Ucrania. Foto: AP
El festejo de Sheva con la selecion de Ucrania. Foto: AP

Con Ucrania el ariete disputó 111 encuentros, sólo superado por Anatoliy Timoshchuk, desde su debut en 1995 ante Croacia. Además con 48 tantos el máximo goleador histórico del combinado nacional.

Aunque sus logros con la selección van más allá de las cifras de partidos y goles. Sheva fue pieza fundamental para que Ucrania disputara su primer Mundial de fútbol y su primera Eurocopa. Alemania 2006 fue la primera participación de la selección ucraniana. En la clasificación cosecharon 7 victorias y Shevchenko contribuyó con seis goles. En la fase final cayeron en cuartos de final ante Italia y Sheva, capitán del equipo, anotó dos tantos.

Hasta el momento se trata de la única participación de Ucrania en la fase final de la Copa del Mundo de fútbol y la única en la carrera del delantero. Después de no conseguir el billete para el Mundial de Sudáfrica, el punta pudo resarcirse ayudando a su selección en la Eurocopa de 2012 que organizó su país natal junto a Polonia. Pese a que Ucrania no superó la fase de grupos, Sheva firmó un doblete para sellar la primera victoria y los primeros goles de su selección en el torneo. De esta forma, con 35 años, Andriy Shevchenko se despidió del fútbol, perforando porterías y haciendo historia.

Cuando un delantero está en posesión del balón, debe pensar únicamente en marcar. No tiene nada que ver con el egoísmo, sólo está cumpliendo con su trabajo. Lo único que me mueve es marcar goles, no para mí, sino para el equipo

 

Palabra de Sheva


Juan Lucas (@JuanLucasV) es periodista y abogado.

Comparte
Periodista y abogado. Bueno es ir a la lucha con determinación abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, por que el mundo pertenece a quien se atreve.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here