Bob PaisleyCorría el verano de 1974. Bill Shankly ostentaba por aquel entonces el puesto de mánager en el Liverpool Football Club, uno de los equipos con una deriva histórica más potente en el fútbol inglés y que terminaba el año como subcampeón de la First Division (homónima de la actual Premier League). Tras quince años de liderazgo, el carismático Shankly abandonaría aquel verano la disciplina del equipo de la bahía del Mersey. Durante su etapa como entrenador, el Liverpool se recuperó de 40 años de oscuridad alzándose con tres títulos de liga, dos FA Cup y una Copa de la UEFA; los Beatles arrasaron en la ciudad y Bob Paisley fue su mano derecha.

Paisley era un personaje con una personalidad diametralmente distinta a la de Shankly, sustituyendo la pasión por el pragmatismo y siendo la gran cabeza táctica de un Liverpool que empezaba a recuperar su identidad.

Vinculado de forma continua al club desde el año 1939 (a excepción del periodo de la Segunda Guerra Mundial entre el 41 y el 45, en el cual tuvo que servir al ejército de Gran Bretaña), Paisley pasó por Liverpool como jugador, asistente, mano derecha del técnico y, finalmente, entrenador del equipo red entre 1974 y 1983. Nueve años que a día de hoy se mantienen como los más espectaculares en la historia del Liverpool. Nueve años que solidificaron el You’ll never walk alone y generaron leyendas.

Bob Paisley conocía al club como a la palma de su mano cuando debutó como entrenador jefe, allá por 1974. Pese a todo, su aclimatación al puesto le costó una primera temporada sin títulos que, pese a todo, pronto se vería recompensada con otras ocho de éxitos irrefrenables.

En la temporada 1975-76, la segunda con Paisley al cargo, el Liverpool comenzó a tomar inercia ganadora y a consolidarse como un conjunto compacto, fiero, difícil de batir hasta extremos elevadísimos. Figuras como el espléndido guardameta Ray Clemence, el eterno capitán Ian Callaghan o el goleador Kevin Keegan fueron figuras clave de esta primera época de Paisley a la cabeza del Liverpool.

Un caso curioso fue el del sutil centrocampista Terry McDermott, cuya adaptación al club no fue tan rápida como cabía esperar en un hombre de su talento, pero que en la segunda mitad del periplo de Paisley (la más exitosa) se convirtió en uno de los grandes ídolos de la grada de Anfield.

La temporada 1976-77 sería, sin embargo, la de la explosión definitiva de aquel Liverpool que resultaba invencible. Además de revalidar el título liguero, el equipo red lograba aquel año, ante el Borussia Mönchengladbach en el Olímpico de Roma, la primera Copa de Europa de su historia.

Al año siguiente, el Liverpool revalidaría su condición de campeón de Europa, en esta ocasión venciendo al Brujas belga por un gol a cero, imponiéndose con un solitario tanto de Kenny Dalglish, quien había llegado al equipo esa misma temporada en sustitución de Keegan, y que a la postre se convertiría en uno de los mejores jugadores y máximos goleadores  de la historia del club, pasando en 1985 a ser el entrenador del equipo inmediatamente después de su retirada.

Al Liverpool de Bob Paisley todavía le quedaría tiempo, hasta su despedida en 1983, de ganar otra Copa de Europa, cinco títulos ligueros más y tres FA Cup consecutivas entre el 81 y el 83. La fortaleza y liderazgo en la liga inglesa del Liverpool se vio algo amenazada en la recta final de los años 70 y principios de los 80 por el incipiente Nottingham Forest de Brian Clough, quien, actualmente, está considerado junto a Paisley como uno de los mejores entrenadores de la historia de Inglaterra.

El palmarés con el que se despidió de Anfield es, en gran medida, el principal responsable de la deriva histórica triunfal del Liverpool, y su herencia permitiría al conjunto red alzarse con su cuarta Copa de Europa el año posterior a su marcha del club. Después del 84, el éxito europeo no volvería a Anfield hasta 2005, con héroes completamente distintos como Jerzy Dudek, Xabi Alonso, Steven Gerrard o Rafa Benítez.

Foto: http://www.redandwhitekop.com/
Foto: http://www.redandwhitekop.com/

Hasta que Carlo Ancelotti no levantó su tercera UEFA Champions League de la mano del Real Madrid la pasada temporada, Paisley se mantenía como el único entrenador de la historia capaz de proclamarse tricampeón de la máxima competición a nivel europeo. Pese a que el entrenador italiano ha conseguido igualarlo, el británico se mantiene como el único que lo ha logrado de la mano de un mismo club.

Y es que Bob Paisley siempre fue sinónimo de fidelidad, de devoción pura por el Liverpool Football Club, club al que amó, al que la guerra alejó de él y al que regresó para alzarlo a la gloria. Como en las películas. La historia de Bob Paisley la escriben los fanáticos del fútbol, los amantes del balón. La escriben todos aquellos que, cada fin de semana en el infierno red de Anfield, entonan el You’ll never walk alone hasta que la voz no da más de sí.


Adrián Viéitez (@AdrianVieitez) es periodista deportivo y cultural de origen gallego, autor del blog bluemonkeys424.blogspo.com.es y redactor en las ediciones digitales de VAVEL y Compostimes

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here