Cesc Gelabert y el fútbol hecho danza. Foto: Joan Tomás/TNC
Cesc Gelabert y el fútbol hecho danza. Foto: Joan Tomás/TNC

La conexión del fútbol con otras disciplinas es creciente e innegable, áreas como la literatura o el cine encuentra en el balompié una valiosa fuente de historias por desarrollar.  Por otro lado está la relación entre el fútbol y la danza, reservada un poco más al color fuera de la cancha, a los montajes televisivos o a algún festejo con ritmo, hasta que Cesc Gelabert ha planteado otro tipo de relación que refleja en ‘Foot-ball’. Al mezclar sus dos pasiones, tiende un puente entre ellas centrándose puramente en el movimiento del jugador

La charla telefónica con el bailarín y director catalán se produce en la previa de la segunda función del espectáculo presentado en el Teatre Nacional de Catalunya (22 de enero al 1 de febrero) y producido por la compañía GelabertAzzopardi, el TNC, Mediapro y el FC Barcelona. Los asistentes al show ven una pantalla que proyecta imágenes de Xavi, Iniesta, Messi, Puyol y Valdés al tiempo que los bailarines reproducen la coreografía futbolera bajo la música de Borja Ramos. 

Para ver un fragmento de ‘Foot-ball’ pincha aquí


¿Cuáles son sus primeras impresiones tras el estreno?

La verdad es que estoy muy contento. El fútbol tiene tal repercusión, al menos en Barcelona el Barça, que ha habido una enorme cobertura mediática y mucho interés. Hemos tenido suerte de que el espectáculo ha resultado bonito.

¿Qué busca con este espectáculo?

Mi sueño es que a gente que le gusta el fútbol pero que no tiene tradición de danza la descubra, y gente que les gusta la danza pero nunca se han fijado en el fútbol también. Me gustaría que fuera un lente de aumento, una lupa que utiliza la cultura de estos dos mundos, que crea sinergia entre ellas dos y que de alguna manera nos ayuda a percibir este movimiento habitado que para mi es la danza. En el fútbol pasa lo mismo. La auténtica dificultad no es el cuerpo, a un nivel profesional lo que diferencia a un jugador de otro es la capacidad mental y emocional que tiene de aplicar las cosas complicadas.

Al ser sus dos grandes pasiones, ¿Qué sensación tiene al estar ejerciendo un poco ambas?

(Risas) Bueno.. yo he jugado al fútbol hasta los 21 años y soy socio del Barça desde que tengo 4, o sea desde 1957, entonces para mí es un sueño poder ejercer esto. Creo que es también bonito porque en nuestro país tenemos cultura de fútbol, quizás mucho más que de danza, entonces me gusta el maridaje del que te estoy hablando. Y aunque la gente a primera vista no pueda verlo en realidad las similitudes a nivel técnico son muchas. El espectáculo no es tanto sobre la parte sociológica, aunque también hay relaciones, ni el ambiente alrededor sino es solo el fútbol, la danza y el movimiento. Y yo estoy encantado, para mí es como un sueño.

Esas relaciones sociológicas son cada vez más amplias y visibles para bien y para mal. ¿Qué opina sobre la repercusión social del fútbol y los valores que se reflejan en la actualidad?

Hay mucho dinero básicamente, están muy exageradas las cosas y entramos a territorios que a mí me gustan menos. A mí me gusta el fútbol, el fútbol con el Fair Play como una actividad muy bonita que debe de tener pasión. Es lo que creo que también tiene que crear el arte, yo con este espectáculo a lo que quiero contribuir es a eso: a jugar, ganar y jugar bonito pero también perder. Uno de mis jugadores preferidos es Puyol, a lo que me refiero con jugar bonito es a hacerlo en todos los factores del juego, que haya cualidad. Pero hay otros aspectos alrededor, demasiado dinero, demasiados pasillos. Ya no te hablo de la violencia que es un horror.

Se prioriza menos en la verdadera cultura del fútbol…

En el campo del Barcelona es habitual que un jugador haga un control y el público entero se pone a aplaudir, ni ha habido un gol ni nada trascendente Para mí eso es cultura, todo ese conjunto de personas que de golpe sin decírselo se ponen de acuerdo y aprecian el gesto, eso es cultura. Y en la vida debería pasar igual, que apreciáramos los gestos de cuando una persona te dice algo bien o cuando alguien te ayuda por la calle. En el fondo ahí está el secreto, que podamos apreciar los gestos de cualidad en la coreografía de la vida.

Las bailarines de 'Foot - ball' con Iniesta de fondo. Foto: Ros Ribas
Las bailarines de ‘Foot – ball’ con Iniesta de fondo. Foto: Ros Ribas

¿Podrá alcanzar, ya sea el Barcelona u otro equipo, el nivel de excelencia técnica que hubo en etapa de Guardiola?

Yo creo que se lucha contra un fantasma, el Barça de aquella época hoy en día no podría hacer lo que hacía porque el sistema de juego está muy estudiado. En estos momentos el Barcelona tiene que olvidarse de eso y evolucionarlo a otro lugar. Ahora se utiliza la táctica y el reglamento al límite con lo que se puede neutralizar y a ellos les pasaría igual. Encuentro que en la aplicación del reglamento, los errores sean naturales y que el arbitro no acierte siempre es normal, lo que no entiendo es que sistemáticamente el defensa pueda coger al delantero en un córner con los dos brazos y en cambio si el delantero le sopla al defensa le piten falta, al menos a los del Barça. Estos criterios se extienden a las faltas técnicas y a la ocupación de espacios. Es muy difícil hacer nada creativo.

Pero más allá de la evolución táctica y del momento de los jugadores, lo que se logró fue casi perfección técnica. ¿Se pueden juntar una serie de factores para volver a ver algo similar?

Yo creo que si. El partido que vi el otro día en el campo contra el Atlético, el 3-1 de la Liga, fue una noche increíble. También es muy importante la cuestión mental, actualmente hay demasiados partidos y a horarios intempestivos. Debería de haber una Champions de verdad, una liga europea, donde se jugaran muchos menos partidos y con equipos que tuvieran presupuestos parecidos. Sería una relación mental de esfuerzos que no tendría nada que ver con lo que pasa ahora.

Al final los grandes clubes cuando sacan su máximo rendimiento es cuando compiten al mayor nivel…

Claro. Yo cuando he jugado al fútbol lo que más odiaba era jugar contra el equipo malo en un día lluvioso.

¿Qué gesto técnico en el fútbol le transporta más una representación de danza?

A mí lo que me gusta del fútbol es que tipos de fisiología y caracteres muy distintos pueden ser igualmente buenos y lo creo igual en la vida. Claro que hay una visión subjetiva de preferencia pero a me gustan todos. Si algo me gusta es Xavi mirando el campo. Eso me parece una coreografía extraordinaria, un baile maravilloso, las virguerías que hace Iniesta son simplemente magníficas y lo mismo con cada uno de ellos. Podría estar todo el rato hablándote de lo que yo entiendo desde el punto de vista de danza lo que están haciendo, no acabaría. Aunque si tengo que elegir a uno sería a Cruyff.

¿Se identifica más con algún jugador?

Ya te digo que me gustan todos, tengo debilidad por Puyol pero son todos extraordinarios. Hablo de jugadores del Barça porque soy del Barça, son a los que veo y conozco porque voy al campo pero se podría hacer el mismo ejercicio con un equipo inglés o con el Atlético de Madrid y aunque las características son distintas sería igualmente interesante.

¿Cómo ves el nuevo Barcelona, sus opciones en los torneos y las nuevas parejas de baile de Messi?

Creo que necesita un poco de tiempo y supongo que en Madrid es lo mismo. En el entorno hay mucha prensa, mucha presión y se necesita tiempo para acoplar estos mecanismos pero es un equipo de un potencial enorme. Suárez de momento parece que no brilla tanto pero le aporta algo especial al Barça, estábamos estancados y necesitábamos a alguien que pudiera parar y aguantar la posición. El Barça tiene que reinventarse porque ya es demasiado conocido, tienen que encontrar nuevas formas y creo que lo están buscando. A ver si tendrán tiempo, hoy en día los errores en la Liga se pagan muy caro y la Champions es una lotería.

Comparte
Periodista, Co-fundador y co-director de Football Citizens con un grupo de amigos que comparten la pasión por el balón.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here