rajoy-celebra-gol-espanaEn primer lugar, debería agradecer la invitación a escribir aquí y reflexionar sobre el problema de la final de Copa y su “problema” con respecto a la sede, el himno y las múltiples manifestaciones de políticos de uno y otro signo aportando su parecer, que no su solución.

Al empezar el artículo, no quería explayarme mucho, ya que, aunque se nos diga y repita que el fútbol y el deporte no debe ser politizado, se hace desde siempre. Por todo tipo de Gobierno y Régimen. Solo que, cuando no compartimos el fin, reclamamos esa pulcritud imposible de querer separar política y fútbol como dos ámbitos que no deben interactuar juntos. Aunque por contra, el palco del partido estará lleno de representantes de instituciones, partidos y personalidades que en muchas ocasiones no simpatizan ni con los clubes que juegan e incluso no sienten ninguna simpatía por el fútbol. La misma gente que pide que no se politice el deporte lo hace como otra evidente acción política.

El problema de la final de Copa, Barça-Athletic ni siquiera es novedoso. Será la tercera vez que se enfrenten en pocos años, y de nuevo, como las dos veces anteriores, asistimos como es una piedra de toque estupenda para que los políticos empleen como propaganda. Sería complicado rehacer cronológicamente los dos enfrentamientos anteriores y ver cuantos políticos se lanzaron al ruedo para opinar, posar con camisetas, amenazar con denuncias, tensar la cuerda… y todo con una sensación bastante chapucera y cero constructiva. Hubo correos entre Gobiernos Central y autonómicos, himnos a todo volumen que vulneraban la normativa municipal de decibelios, himnos recortados para ser más breves, emisión de TVE a gusto del consumidor, manifestaciones en el Congreso reclamando la oficialidad para las Selecciones vasca, gallega y catalana (algo que en sí, no debería tener relaciones con la propia Final de Copa), cánticos burlones en la grada contra la monarquía, un amplio dispositivo policial, manifestaciones… y luego por supuesto, esa otra costumbre a la que hemos sometido a los futbolistas a la hora de celebrar un título y es vigilar con lupa con que bandera deciden acompañarse.

Que el fútbol sea el tema central de la Agenda política no es habitual. Ni siquiera el Deporte. En las recientes Elecciones municipales de Madrid, ni uno solo de los cuatro, (¿seis?) partidos principales ha hecho ruido sobre una nueva intentona a los Juegos Olímpicos por ejemplo. Tampoco sobre la conflictiva y rechazada judicialmente reforma del Santiago Bernabéu, un tema urbanístico, no deportivo, aunque evidentemente ligado. Pero sí que sirve como ariete y empujón muy recurrente. Y es que un tema del que acaban hablando Presidente, ministros, alcaldes, presidentes autonómicos, representantes del fútbol, que da para editoriales en medios de comunicación acaba convirtiéndose en uno de los puntos principales.

En cualquier acto político debe medirse bien estos posibles factores. En España, cuando había algún atentado, era norma no escrita suspender la campaña. Esto ha seguido sucediendo y hay ejemplos recientes como el asesinato de la Diputada Provincial de León en las elecciones Europeas de 2014 o con el accidente del Airbus en Sevilla este mes. Aquellos planes que se tiene pensado presentar ese día quedan sin repercusión mediática. Y en unas elecciones, lo que queda sin aparecer en los medios, simplemente, no existe.  Sin embargo, Algo similar sucede cuando pretendes hablar de algo, pero la única mirada se dirige a ver “¿qué harías tú si pitan el himno?” “¿Se debe jugar?”. Y se convierte en el único tema de la semana, (y del mes) abriendo telediarios y con políticos volcados en querer dejar su impresión.

No sé si todas estas acciones se repetirán y los políticos serán más prudentes y mesurados. Más que nada por la cercanías de las Elecciones Autonómicas y Municipales, y el escenario tan abierto que presumiblemente quedará para formar gobiernos y coaliciones multipartitas. El problema es cuando hacemos que sea el fútbol el que marque la agenda política. El que se convierte en el tema principal para la opinión pública y damos margen a una serie de opiniones e ideas poco reflexionadas que lo único que pretender es marcar posición, hacer ruido y potenciar el conflicto para alargarlo. Si vuelven a verse Barça y Athletic en próximas finales, previsiblemente se repetirán las mismas historias… Porque, es una bomba de humo que hace mucho ruido y que tampoco sabe cómo suavizarse… Unos porque encuentran la ideal plataforma de altavoz de su ideología, normalmente fuera de su ámbito, otros porque con la intención de cerrar filas acaban alimentando el propio fuego que pretenden apagar…

 

1 Comentario

  1. Vengo dejar mi sello tal y como hago de vez en cuando en el blog de Gontxo. Creo que una de los primeros asuntos a tratar sería eliminar la denominación ‘Copa del Rey’. No sería una solución al problema de los silbidos al himno pero sí quitaría hierro al asunto. Sí sería una posible solución sustituir la ‘Copa del Rey’ por un ‘Copa de la Liga’ o algo así y que sonara en la final el himno de las comunidades autónomas de los equipos a las que pertenecen. Sería bien bonito escuchar a las distintas aficiones entonar el himno de la comunidad a la que representan y no generaría la polémica que genera el himno espanhol que suena en la actual Copa del Rey.

    Que se pite el himno no se limita a algo que pueda suceder sólo con bascos, catalanes o galegos sino que hay mucha gente descontenta con el actual modelo de Estado así como con la situación actual de Espanha. Digamos, que no es únicamente un problema entre el nacionalismo/independentismo con Espanha. Así que eliminando el problema para sustituirlo por algo en el que todos se sientan bien representados, como es el himno autónomo, se conseguiría minimizar esta polémica.

    Que no se mezclen fútbol y política casualmente proviene de la opinión de personas de un perfil similar bastante explayado. Lo resumiría , obviando la ideología de estas que también suele ser de un perfil similar, como de aquellas personas que está en el más directo sentido de la palabra, alienadas con el fútbol. No ven que el fútbol desde siempre estuvo politizado por cualquier gobierno y cualquier régimen como bien dice Gontxo. Que quieren y ven el fútbol como algo principal en sus vidas por delante de la política, la cual ignoran, por lo que al verla introducida (que ya no mezclada) en el fútbol se encuentren molestos. El fútbol creo que supera la categoría de ‘deporte’. En él, está implícito pasión, política y sentimiento. Aunque también por desgracia, y desde siempre, y de manera muy extensa, alineamiento. Aludo a aquel famoso ‘panem et circenses’. Lo que buscan esas personas es lo que hay en muchos otros deportes.

    En algo que debemos estar de acuerdo es que este tipo de polémicas siempre vienen levantadas por un mismo sector ya que se suelen obviar o esquivar los casos que vienen ‘del otro lado’. Como por ejemplo sucedió en el Calderón al sonar el himno francés en aquel Espanha-Francia. Y para aquellos que crean que esto no pasa en otros países, para nada, esto ocurre aquí como ocurro en otros lugares. http://ecodiario.eleconomista.es/futbol/noticias/3984243/05/12/Video-En-Italia-en-Inglaterra-tambien-se-pitaron-los-himnos-en-la-final-de-Copa.html#.Kku83xGlUMTBnMf

    PD: Anda Gontxo, no sabía que fueras miembro del CIHEFE.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here