final champions 2005 milan liverpoolLa final de la Liga de Campeones de la temporada 2004/2005 fue uno de esos encuentros que hacen historia. En un partido que quieren disputar los mejores jugadores del mundo,  Liverpool y Milan nos brindaron una final inolvidable que hizo vibrar a su hinchada y a todos los amantes del fútbol.

El coraje, la intensidad y la fe demostrada por el Liverpool para remontar nada más y nada menos que tres goles en contra fue una lección para todo el mundo, no sólo del futbol. Fue uno de esos duelos que nunca se olvidan, que crean afición por un equipo.

El Spanish Liverpool de Rafa Benítez hizo soñar a una ciudad que llevaba 20 años sin ver a su equipo en una final continental. Haciendo que el mítico ‘You never walk alone’ de los ingleses retumbará por todo el viejo continente.

EL CAMINO PARA HACER HISTORIA 

El Liverpool pasó a octavos como segundo del Grupo A, donde estaba encuadrado junto al Mónaco -líder-, Olympiacos y Deportivo de la Coruña. Los de Rafa Benítez cayeron en su visita a Grecia y en casa ante el Mónaco, lo que sumado al empate ante el Deportivo en Anfield, les relevó a la segunda plaza del grupo.

En octavos de final el Liverpool se deshizo del Bayern Leverkusen por un global de 6-2, destacando los tres goles que anotó el español Luis García, uno en tierras británicas y dos en Alemania. En cuartos de final, ante la Juventus, el equipo inglés venció en Anfield, 2-1. Hecho que le daría el billete a semifinales tras el empate sin goles en Turín.

En semifinales se enfrentaron al Chelsea de José Mourinho. Tras el empate a cero en Stamford Bridge, los chicos de Rafa Benítez se impusieron en casa por 1-0, gracias a un tempranero gol de Luís García. Tanto que a la postre les permitió disputar otra final de Liga de Campeones 20 años después.

Por su parte el Milan terminó líder de un grupo completado por el FC Barcelona, Shakhtar Donetsk y Celtic. Los italianos pasarían a octavos como primeros de grupo pese a haber caído en el Camp Nou por 2-1 y empatar en la última jornada en Celtic Park. En octavos les esperaba el Manchester United, al que derrotarían por la mínima en los dos encuentros gracias a dos dianas del argentino Hernán Crespo.

Los cuartos de final nos depararon un derbi entre el Milan y el Inter. El equipo de Ancelloti consiguió el pase a semifinales después de imponerse en la ida por 2-0. En la vuelta el partido tuvo que ser suspendido en el minuto 73,  cuando el Milan ganaba 0-1, por el lanzamiento de bengalas desde la grada. Estos incidentes provocaron que el árbitro alemán Markus Mer diera por terminado el encuentro, dando ganador al AC Milan.

En las semifinales los italianos se cruzaron con el PSV. Tras una victoria por 2-0 en el Giuseppe Meazza, el Milan viajó a Eindhoven con medio billete para la final. Nada más lejos de la realidad, ya que el equipo holandés igualó la eliminatoria y no sería hasta el minuto 90 cuando el equipo de Ancelotti certificaría su presencia en la final gracias a un gol de Massimo Ambrosini.

LA FINAL SOÑADA

Este título se podría aplicar para la primera mitad del Milan, pues qué equipo no firmaría irse al descanso de una final de Champions con una renta de tres goles. O bien para la segunda mitad y la prórroga del Livepool que se aferraron con uñas y dientes al partido, desesperando a un Milan que acabaría cayendo ante los ingleses con la ciudad de Estambul como telón de fondo.

Los italianos se adelantaron en el primer minuto de juego gracias a un gol de su capitán, Paolo Maldini. El defensa remató de volea una falta botada desde la derecha por Andrea Pirlo, ante la que nada pudo hacer Dudek. En el minuto 23 Rafa Benítez se vio obligado a hacer su primer cambio por la lesión del delantero Harry Kewell. Cambiando así su planteamiento inicial y dando entrada al checo Vladmír Smicer.

En el minuto 39 Luis García perdió un balón en el centro del campo, propiciando un contraataque de los rossoneri que culminaría Hernán Crespo, ampliando así la ventaja a dos goles. Al borde del descanso un pase en profundidad del brasileño Kaká volvería a dejar solo al delantero argentino ante Jerzy Dudek. Crespo con una vaselina superó la salida del portero polaco, subiendo el tres a cero al marcador. Llegando al descanso con esta clara ventaja para los de Carlo Ancelotti y con un Liverpool tocado.

Al comienzo de la segunda parte, sin nada que perder, el Liverpool se fue al ataque. Así las cosas llegó el gol de Steven Gerrard en el minuto 54, el capitán del Liverpool remató de cabeza un centro desde la izquierda, dando así un halo de esperanza a los suyos. Su imagen tras el gol, levantando los brazos y alentando a los suyos pese a ir perdiendo por 3-1, es un claro reflejo del espíritu combativo de este equipo.

Tan solo dos minutos después Vladmír Smicer, que había entrado en la primera mitad tras la lesión de Harry Kewell, recibió un balón en la frontal del área italiana. Tras un control orientado el checo conectó un disparo cruzado que Dida sólo pudo rozar antes de que se introdujera en su portería. La afición del Liverpool volvía a creer.

En el minuto 60 Gennaro Gattuso agarró a Steven Gerrard dentro del área milanista, Mejuto González pitó penalti y el silencio inundó el estadio turco. Xabi Alonso fue el encargado de efectuar el lanzamiento. Dida se estiró para detener el penalti, pero el donostierra no se dio por vencido y se lanzó a por el rechace, anotando el gol del empate y llevando el delirio a los aficionados ‘reds’.

El partido llegaría así a la prorroga, donde creció la figura de Jerzy Dudek. El portero polaco salvó a su equipo en varias ocasiones, siendo la más clara una doble oportunidad de Andriy Shevchenko. En primer lugar detuvo un testarazo del delantero italiano y desde el suelo alzo las manos para desviar el segundo remate del delantero del Milan. Así pues el partido se vio abocado a la siempre fatídica tanda de penaltis.

Dudek empezó a bailar bajo los palos, táctica que funcionó en los dos primeros lanzamientos del Milan, Serginho mandó el balón fuera en el primero y el tiro de Pirlo fue atajado por el guardameta polaco. Si acertaron desde los once metros Hamann, Cissé y Smicer para el Liverpool, y los milanistas Tomasson y Kaká. De esta forma se volvió a repetir el duelo que pudo haber decidido el encuentro en la prórroga, Shevchenko y Dudek volvían a encontrase. El ucraniano optó por lanzar al centro y Dudek, ya vencido hacia su derecha, sacó su mano izquierda para detener el balón y dar el triunfo al Liverpool. Mientras los gritos de euforia inundaron el terreno de juego, las gradas, Estambul y Liverpool. Los ‘reds’ de Rafa Benítez escribieron su nombre en la historia al no darse nunca por vencido.

UNA FINAL CON SABOR ESPAÑOL

Pese a que la participación de los equipos españoles no fue demasiado brillante en esta edición de la Liga de Campeones –Deportivo de la CoruñaValencia no pasaron de la fase de grupos, Real Madrid y Barcelona cayeron en octavos ante la Juventus y el Chelsea respectivamente-, la final tuvo muchos protagonistas españoles, especialmente en el Liverpool.

Con el equipo inglés disputaron la final Xabi Alonso y Luis García, mientras que en desde el banquillo lo vieron Antonio Núñez y Josemi. Al frente del equipo se encontraba el técnico español Rafa Benítez. El equipo arbitral encargado de dirigir el encuentro tambien estaba formado por españoles, el árbitro fue Manuel Mejuto González, ayudado por sus auxiliares Oscar David Martinez Samaniego y Clemente Ayete Plou, mientras que el cuarto arbitro fue Arturo Dauden Ibañez.

liverpool milan final champions league 2005
El Liverpool festeja en su ciudad la Champions League connquistada. Fotografía de Jprw – Licencia CC BY-SA 3.0

FICHA TÉCNICA

Liga de Campeones 2005 (Final): Milan 3 – 3 Liverpool (2-3 en los penaltis)

Estadio: Estadio Olímpico de Atatürk, Estambul (75.145 espectadores)

Árbitros: Manuel Mejuto González -ESP- (colegiado), Oscar David Martinez Samaniego -ESP- y Clemente Ayete Plou -ESP- (auxiliares).

Incidencias:  Amonestó a Jamie Carragher (min.76) y Milan Baroš (min.81) por parte del Liverpool.

ALINEACIONES

MILAN: Dida, Cafú, Paolo Maldini, Jaap Stam, Alessandro Nesta, Gennaro Gattuso (Rui Costa m. 112), Clarence Seedorf (Serginho m. 86), Andrea Pirlo, Kaká, Hernán Crespo (Jon Dahl Tomasson m. 85) y Andriy Shevchenko. Entrenador: Carlo Ancelotti

LIVERPOOL: Jerzy Dudek, Steve Finnan (Dietmar Hamann m. 46), Jamie Carragher, Sami Hyypiä, Djimi Traoré, Luis García, Steven Gerrard, Xabi Alonso, John Arne Riise, Harry Kewell (Vladmír Smicer m. 23) y Milan Baros (Djibril Cissé m. 85). Entrenador: Rafael Benítez

GOLES

Paolo Maldini (1-0, min. 1), Hernán Crespo (2-0, min. 39), Hernán Crespo (3-0, min. 44), Steven Gerrad (3-3, min. 54), Vladmír Smicer (3-2, min. 56), Xabi Alonso (3-3, min. 60).

Penaltis.

Milan: Serginho (fallado), Pirlo (fallado), Tomasson (fallado), Kaká, Shevchenko (fallado)

Liverpool: Hamann, Cissé, Riise (fallado), Smicer.

Comparte
Periodista y abogado. Bueno es ir a la lucha con determinación abrazar la vida y vivir con pasión. Perder con clase y vencer con osadía, por que el mundo pertenece a quien se atreve.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here