final copa del rey 1980 real madrid castillaLa final de la Copa del Rey de la temporada 1979/1980 fue entrañable e irrepetible para los aficionados del club de la capital, el Real Madrid. El poderío blanco quedó claro con el enfrentamiento entre el primer equipo y su filial, el  Castilla Club de Fútbol, el cuatro de junio de 1980, en un partido que puso punto y final a la temporada en España.

Los equipos se citaron en su feudo compartido, el Santiago Bernabeu, embellecido por un aroma festivo irrepetible, dado que la Federación Española de Fútbol cambió al año siguiente la normativa para impedir a los filiales disputar la Copa del Rey.

El Castilla cumplió en 1980 ocho años de historia. Santiago Bernabeu, presidente de la entidad de Chamartín, lo había creado en 1972 para suplir al desaparecido Plus Ultra.

A pesar de su corta vida, el filial compitió al máximo nivel. Cada partido había sido una hazaña. Primero el Hércules, después Athletic y Real Sociedad,  por último Sporting de Gijón. Rinda tras ronda, la presencia de los hombres de Juan José García causó menor sorpresa.

El primer equipo partía con ventaja. La única duda para su técnico, Vujadin Boskov, era la elección del lateral derecho, que finalmente ocuparía Sabido. Por lo demás, los Del Bosque, Santillana, Camacho o Stielike estaban en plena forma. Desde su concentración en Monterreal, el campeón de Liga veía la posibilidad de hacer doblete. “Es normal que los chicos del Castilla actúen con más ilusión y más moral que los míos. Por eso tomamos un riesgo claro en este encuentro que, sin embargo, supone un  excelente broche de final de temporada para el club”, advirtió precavido el técnico serbio en los días previos al choque .

Por su parte, el denominado Bebé Castilla no escondió cierto complejo por enfrentarse a un rival con el que tantas veces habían coincidido en la Ciudad Deportiva. 

Era la cuarta vez que un equipo de segunda se presentaba en la final. El primero había sido el Betis, en 1931. Cuatro años más tarde sería el turno del Sabadell, mientras que el Racing de El Ferrol lo hizo en 1939 -ese año no se disputó Liga por la guerra civil, por lo que nos atenemos a la condición de equipo de segunda en 1936-. Bien es cierto que ninguno de ellos había ganado. He ahí el reto, agrandado por la baja de su defensa central, Espinosa.

“Lo veo muy difícil, toda una empresa de titanes, pero no puedo echar la toalla porque si tuviera que puntuar a mi equipo del cero al diez en base al fútbol europeo que vemos por esos campos, su actuación durante el primer tiempo ante el Sporting merecía una matrícula de honor. Le confesaré que, por vez primera en mi vida, pasé media hora en el banquillo sin abrir la boca”, confesó el entrenador del filial merengue, como reflejaron las páginas de Mundo Deportivo.

LA EXPERIENCIA PESÓ DEMASIADO

Los pronósticos no tardaron en cumplirse una vez el balón se puso en movimiento.  ‘El Castilla pagó la novatada’ se pudo leer en la portada de Marca al día siguiente; ‘Infanticidio’, en las páginas de Mundo Deportivo. El Real Madrid, de blanco, apabulló a los canteranos, que se derrumbaron en la segunda mitad. “La falta de ambición inicial de los filiales y su hundimiento moral fueron la causa de la gran decepción. El partido fue de guante blanco, pero no dejó la impresión de que existiera acuerdo previo sobre el resultado”, escribió en su crónica Alfredo Relaño.

El planteamiento conservador de Juanjo no sentó bien al Castilla, experto en remontadas heroicas durante las rondas previas. Gallego se ahogó en el centro del campo mientras que sus compañeros en la medular, Bernal y Álvarez, no pudieron hacer frente a Del Bosque y Stielike. La mala fortuna acechó al Castilla, que vio cómo dos rebotes en su área acababan en los goles de  Juanito y Santillana en la primera mitad. Sabido y Del Bosque en la segunda, colocaron el 4-0 en el marcador. Ante este panorama, el gol de Álvarez supuso el gol de la honra, empañados con el quinto y sexto de Hernández y Juanito, que completó su doblete.

FINAL COPA DEL REY 1980: LA FINAL FUE LO DE MENOS

A pesar de que la Copa del Rey siguió sin encontrar un campeón en segunda división, era la primera vez que un filial hacía frente al primer equipo en una final. El Castilla se clasificó para la Recopa -primera vez para un equipo de segunda división-. Además, tuvo la posibilidad de competir en Europa, algo inédito, aunque caerían eliminados en primera ronda ante el West Ham inglés.

Otro hito qie se alcanzó en aquella final fueron los seis goles anotados por el Real Madrid. Pasaron a la historia como la goleada más abultada hasta la fecha. El récord anterior lo ostentaba el Sevilla desde 1939 (6-2 al Ferrol).

“Estoy muy contento porque el Real Madrid es el único equipo de Europa que esta temporada ha ganado las dos competiciones nacionales. Se confirma de esta manera que la noche del Hamburgo fue nuestra noche negra”, comentó orgulloso Boskov, con la eliminación en semifinales de la Copa de Europa en Hamburgo como espina clavada.


FICHA TÉCNICA

Final Copa del Rey 1980 (final): Real Madrid 6 – 1 Real Madrid Castilla

Estadio: Santiago Bernabéu (65.000 espectadores –de pie-)

Árbitro: Franco Martínez (ESP) –colegiado–, Urizar (ESP) y Miguel Pérez (ESP) -asistentes-

ALINEACIONES

REAL MADRID: García Remón; Sabido, Camacho, Pirri, Benito; Ángel, Del Bosque, Stielike (Hernández, min. 63); Juanito, Santillana y Cunningham (Martínez, min. 82). Director técnico: Vujadin Boskov

REAL MADRID CASTILLA: Agustín; Juanito, Herrero, Castañeda, Casimiro; Álvarez, Gallego, Bernal; Pineda, Paco (S. Lorenzo, min. 46) y Cidón (Balín, min. 73). Director técnico: Juan José García

GOLES

Juanito(1-0, min. 20), Santillana (2-0, min. 41), Sabido (3-0, min. 59), Del Bosque (4-0, min. 62), Álvarez (4-1, min. 67), Hernández (5-1, min. 80), Juanito (6-1 min. 82)

Comparte
Periodista y Community Manager. Cofundador de Football Citizens. Ahora me encargo de la dirección, diseño web y edición. Jugando el balón con criterio.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here