final mundial 1958El Mundial celebrado en Suecia en 1958 fue el primero que se celebró sin su padre fundador, el francés Jules Rimet, quien todavía daba nombre al trofeo. Fue además la primera Copa del Mundo que se retransmitió por televisión a más de 60 países, permitiendo así que la primera victoria mundialista de los brasileños fuera presenciada en todo el globo.

Con este campeonato comenzó el ciclo hegemónico de Brasil, que ganaría también los Mundiales de 1962 y 1970 bajo la misma tutela, la que marcaba Pelé. En este mismo año se producía otro hecho inaugural en el contexto social y político mundial: el desenlace de la incansable lucha en favor de la Revolución Cubana. Un escenario insólito cuyo radio de influencia afectó al mundo entero y supuso una bisagra política en pleno siglo XX. Bajo el amparo revolucionario de la Guerra Fría y por simples razones de supervivencia Cuba se afilió al socialismo prosoviético, poniendo final así al conflicto bélico en el campo de batalla Santa Clara, orquestada bajo el mando del Che Guevara.

La decisión de albergar la sexta edición de la competición futbolística mundial por excelencia en el país escandinavo no fue bien recibida por muchos de los participantes. Alegaban que la sede debía alternarse entre Europa y América (en 1954 se organizó en suelo europeo), además de afirmar que Suecia era “un país demasiado pequeño” y con “instalaciones deficientes” como para asumir esta responsabilidad.

UNA COPA DEL MUNDO INÉDITA

Esta Copa del Mundo registró 16 participantes. Fue la primera vez que Uruguay, campeona de la primera edición, no se encontraba entre las clasificadas. Quienes sí lograron acceder a esta ronda final fueron las cuatro selecciones de Gran Bretaña, un hecho que todavía se mantiene como único: Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Estas dos últimas, junto a la Unión Soviética, se desvirgaban como participantes en el máximo trofeo futbolístico.

Durante esta competición pudimos ver por primera vez a un guardameta ataviado con unos guantes, siendo el ruso Lev ‘Araña negra’ Yashin el primero en apreciar las ventajas que esto aportaba. Se registró también el primer 0-0 de todos los Mundiales, con Brasil e Inglaterra como protagonistas del hasta entonces inédito empate a nada.

Además, el francés y Bota de Oro de la competición Just Fontaine, jugador del Stade-Reims, todavía hoy se mantiene como el jugador que más goles ha anotado en una sola edición con sus 13 dianas. “Señor Dinamita”, apodado así por sus paisanos, consiguió acertar entre los palos en los seis partidos de la Copa del Mundo, y ni siquiera necesitó ser el lanzador de penaltis de su equipo. La realidad es que consiguió esta hazaña histórica jugando con unas botas prestadas por su compañero Stéphane Bruey, con quien compartía el número 41 de calzado (Fontaine había roto sus zapatillas durante un entreno sin tener recambio alguno).

Curiosidades de la vida, el delantero francés–nacido en Marruecos- disputó el Mundial de rebote, por lesión de su compañero de club Rene Bliard, y un par de fracturas en sus piernas le impidieron volver a disfrutar de minutos en la mejor competición a nivel de selecciones. Pese a todo, él tiene claro a quién debe su particular acierto anotador en Suecia 1958: “Todo lo que he llegado a ser, se lo debo a Raymond Kopa. Pues fue mi amigo el que me quitó mis entorpeces y practicó conmigo los pases que nos llevaron a meter goles”.

LLEGA EL MUNDIAL TRAS DOS DECEPCIONES CONSECUTIVAS

Brasil había experimentado dos batacazos de gran calibre en las anteriores citas mundialistas. No consiguieron pasar de cuartos en Suiza 1954, pero sobre todo sucumbieron ante Uruguay en el eterno Maracanazo, un punto de inflexión en la historia futbolística brasileña. Desde ese día comenzaron a vestir amarillo eliminando así el blanco de su equipación, y bajo este nuevo color conseguían su primera Copa del Mundo ocho años después de aquella pesadilla.

Se presentó en Suecia el equipo sudamericano lejos de ser uno de los favoritos pese a contar con jugadores ya contrastados como Garrincha, Vavá, Zagallo o Didí. Aunque sus últimos cinco compromisos previos los habían resuelto con victoria, la forma en que se produjeron no invitaba a encarar con optimismo la cita en Suecia teniendo en cuenta las desilusiones sufridas en la década de los 50.

Pero el gran nombre propio del torneo fue sin duda Edson Arantes do Nascimiento. Así de desconocido sonaría su nombre por aquel entonces. Un adolescente de 17 años que se erigió en el líder de Brasil para bordar la primera estrella de campeones mundiales sobre el escudo de la canarinha. No anotó en la fase de grupos -ni siquiera comenzó el Mundial como titular-, pero repartió sus seis preciados tantos en las rondas del knock-out: el único tanto del encuentro ante Gales en cuartos de final y un hattrick frente a la favorita Francia en semifinales.

Los otros dos tantos los anotó ante la meritoria selección sueca en el partido por el título. Suecia logró incluso adelantarse en la final en el minuto 4 por mediación de Liedholm,  poniéndose así los anfitriones a favor de marcador frente a sus más de 51.000 paisanos que llenaban el estadio Rasunda de Solna, en Estocolmo. Pero Vavá en el minuto 9 y posteriormente en el 32’ conseguía voltear el resultado para no dejarlo escapar y amarrar así el primer título mundial. Los goles de Pelé llegarían para certificar la victoria y poner el punto de partida así a las triunfantes historias paralelas de Brasil y Edson Arantes do Nascimiento.

“Después del quinto gol, tenía ganas de aplaudir”, confesaba el sueco Sige Parling tras la maravillosa final disputada por la selección sudamericana, íntimamente relacionada desde entonces con el fútbol ideal, el “Jogo Bonito”.

De este modo, Pelé se convertía en el primer gran referente de este deporte. Había nacido una estrella en Brasil.


FICHA TÉCNICA

Mundial de Suecia 1958 (Final): Brasil 5– 2 Suecia

Estadio: Raunda Stadium. (49.737 espectadores)

Árbitros: Maurice Guigue –FRA- (colegiado), Albert Dusch –GER- y Juan Garay Gardeazabal -ESP- (auxiliares)

ALINEACIONES

BRASIL: Gilmar; Bellini (c), Djalma Santos, Nilton Santos, Orlando, Didi, Zito, Mario Zagallo, Pelé, Garrincha, Vava. Entrenador: Vicente Italo.

SUECIA: Kalle Svensson, Orvar Bergmark, Sven Axbon, Nils Liedholm (c), Sigge Parling, Gunnar Gren, Bengt Gustavsson, Reino BOrjesson, Kurt Hamrin, Agne Simonsson, Lennart Skoglund. Entrenador:  George Raynor.

GOLES

Nils Liedholm (0-1 min. 4), Vava (1-1 min. 9), Vava (2-1 min. 32), Pelé (3-1 min. 55), Mario Zagallo (4-1 min. 68), Agne Simonsson (5-1 min. 80) y Pelé (5-2 min. 90)

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here