Final Mundial 1978 Argentina HolandaEl 25 de junio de 1978, a las 15h, el Estadio Monumental de Buenos Aires estaba a reventar. No cabía un alfiler, había más de 70.000 espectadores para ver la final entre la anfitriona, Argentina, y Holanda. En realidad los espectadores eran muchos más, pero no estaban físicamente, era una parte inmensa del país, incluidos aquellos que habían desaparecido de su lugar y de su tiempo. La selección albiceleste estaba formada por: Norberto Alonso, Osvaldo Ardiles, Héctor Valei, Daniel Bertoni, Ubaldo Fillol, Américo Gallego, Luis Galván, Rubén Galván, René Houseman, Mario Kempes, Daniel Killer, Omar Larrosa, Ricardo La Volpe, Leopoldo Luque, Jorge Mario Olguín, Óscar Ortiz, Miguel Oviedo, Rubén Pagnanini, Daniel Passarella, Alberto Tarantini, José Daniel Valencia, Ricardo Villa. De entrenador, dirigiendo desde la banda y el banquillo, César Luis Menotti. La selección de Argentina estuvo encuadrada en el grupo A, junto a Francia, Italia y Hungría. Perdió contra los italianos y ganó los otros dos partidos. Pasó a la segunda ronda para jugar en Rosario. Allí ganó a Polonia y empató a cero goles con Brasil. En la fase final tenía que ganar a Perú por más de cuatro tantos, fueron seis y hoy en día hay ciertas dudas sobre la limpieza de ese encuentro.

Cuando se habla de fútbol y política se hace referencia con cierta frecuencia a lo ocurrido alrededor del mundial de Argentina 1978. Aquel año, el evento internacional más importante del fútbol se utilizó como escaparate del siniestro régimen del general Jorge Rafael Videla. En aquellos días, el periodista bonaerense José María Muñoz era miembro de la Comisión Organizadora del Mundial y desde su puesto llegó a pedir a los asistentes a los estadios que no tiraran papelitos de papel en las celebraciones “porque podían lesionar a algún jugador”. Muchos argentinos lo entendieron como un aviso para que no hubiera excesivo desmadre en las gradas y así facilitar el control de los espectadores. La propuesta de El Gordo Muñoz tuvo una repercusión considerable porque se generó una polémica entre el periodista y el viñetista del periódico Clarín Carlos Loiseau Caloi, que a través de su personaje Clemente se burló de la propuesta. Una vez iniciado el campeonato, la mayoría del público que se acercó al estadio desoyó con profusión la recomendación de Muñoz. El día de la final el Monumental se llenó de papeles blancos, fue, también, la primera pitada en público a Videla. 

Alineaciones previas a la final /ESPN
Alineaciones previas a la final /ESPN

El partido fue un jueves, y en el ambiente circulaban muchas circunstancias. Unas sensaciones cruzadas que también se sintieron en el campo de juego, donde el encuentro fue brusco y plagado de faltas. A los 38 minutos del primer tiempo, Kempes adelantó a Argentina tras combinar con Ardiles, el estadio estalló, los espectadores frente a sus televisores saltaron como un resorte, algunos de los desaparecidos lanzaron un grito al aire. Sin embargo, a falta de ocho minutos Dick Nanninga, que había entrado en el segundo tiempo, empató. Cuando el partido se iba a la prórroga, en el último minuto, un tiro de Rob Resenbrik pegó en el palo. En la mezcla de los nervios, las prisas y el cansancio, cuando se terminaba el primer tiempo de la prórroga, Bertoni bajó un pelotazo, enganchó hacia adentro y habilitó a Kempes que penetró el área y definió ante Jongbloed que dio rebote para que Mario, el diez de la albiceleste, empujara el balón a la red y se convierta, con ese tanto, en el máximo goleador del Mundial con 6 goles. En la segunda parte del tiempo añadido, mientras Holanda intentaba el empate, Bertoni pivoteó para Kempes que intentó entrar al área con pelota dominada, disparó y el rebote llegó a los pies de Bertoni que definió cruzado para batir al portero holandés. Fue la rúbrica al primer Mundial que ganaba Argentina en su historia.

Sobre el mundial de Argentina 1978 se han realizado numerosas lecturas, muchas de ellas críticas. Algunos de los protagonistas más directamente implicados en el terreno de juego señalaron a posteriori su sensación de “engaño”. Años después El Flaco Menotti señaló sobre aquél mundial: “Lo del poder que se aprovecha del deporte es tan viejo como la humanidad”, para añadir que se había sentido “usado” por el Gobierno de Videla. No fue el único, otros jugadores hicieron declaraciones similares años después. Osvaldo Ardiles manifestaba: “Duele saber que fuimos un elemento de distracción para el pueblo mientras se cometían atrocidades” y Ricardo Villa dijo sobre aquél tiempo de ceguera impuesta: “Nos usaron para tapar las 30 mil desapariciones. Me siento engañado y asumo mi responsabilidad individual: yo era un boludo que no veía más allá de la pelota”. Miles de ciudadanos argentinos vivieron el mundial encerrados, para muchos los días de partido no hubo ni picana ni bañera (métodos de tortura). Entre la desolación alguno escuchó vibrar a los carceleros con los goles y el avance en la clasificación.

Mario Kempes festejando un gol / TARINGA
Mario Kempes festejando un gol / TARINGA

Si se separa el contexto del puro encuentro, fue una final de un mundial de fútbol, con toda su emoción. Así explicaba años después Mario Kempes sus sensaciones para el canal de información deportiva ESPN después de marcar el segundo tanto del partido: “Nunca en mi vida escuché un estruendo como ése. Temblaba el césped. Grité, salté… no sé qué hice, sólo que en ese momento me sentí campeón del mundo. ¡Argentina campeón del mundo! Parecía un sueño. Los abrazos de los muchachos todavía los siento en la piel”. El país estalló. Salió a celebrarlo a la calle, a los balcones, a las gradas. Se festejó a lo grande y por ahí salieron algunos a respirar un poco de aire fresco, a encontrarse por algunos instantes con la vida. Tardaría unos años en ocurrir, pero finalmente aquel Mundial lo ganó la memoria, la de aquellos que desaparecieron a su tiempo y su gente, mientras Argentina ganaba un partido de fútbol.


FICHA TÉCNICA

Mundial Alemania 1978 (Final): Argentina 3 – 1 Holanda 1 

Estadio: Monumental Antonio Vespucio Liberti (74.624 espectadores)

Árbitros: Sergio Gonella  -ITA- (colegiado), Barreto -URU- y Linemayr -AUS- (auxiliares)

Incidencias: Amonestó a  Omar Barrosa (min. 0), Osvaldo Ardiles (min. 40) por parte de Argentina. Amonestó a Ruud Krogul (min. 14),Wim Suurbier (min. 94) y  Jan Poortvliet(min. 96), por parte de Holanda.

ALINEACIONES

ARGENTINA: Fillon, Galván, Olguín, Passarella, Tarantini, Ardiles (Larrosa. 65′) , Gallego, Bertoni, Kempes, Luque, Ortíz (Houseman, 74′). DT: César Luis Menotti.

PAÍSES BAJOS: Jan Jongbloed,  Ruud Krol, Jan Poortvliet, Wim Jansen (Suurbier, 72′), Arie Haan, Willy Van de Kerkhof, Johan Neeskens, Rene Van de Kerkhof, Rensenbrik, Johnny Rep (Dick Nanninga, 59′), Harry Lubse. DT: Ernst Happel

GOLES

Mario Kempes (1-0, min. 37), Nanninga (1-1, min. 81), Mario Kempes (2-1, min, 104), Daniel Bertoni (3-1, min. 114)

Comparte
Periodista y escritor. Autor de 'Del juego al estadio' o 'El ritmo de la cancha'. Colaborador en colaborador Líbero, Diagonal o La Marea.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here