historia balon de oro
Primera entrega del Balón de Oro, a Stanley Matthews en 1956. Fotografía de L’Equipe

Los inicios del fútbol se sitúan en Inglaterra. Los anglosajones fueron los primeros que patearon una pelota hacia una portería. Unos dicen que hasta que los brasileños no empezaron a jugar, este deporte no alcanzó su máximo esplendor. Pese a ello, lo cierto es que si algún país fue determinante en el desarrollo del balompié europeo fue Francia. A través de France Football, los galos crearon dos competiciones que impulsaron el crecimiento de un juego cada vez más popular entre los habitantes de todo el mundo.

Tras ser deporte olímpico y organizar su primer mundial a nivel de selecciones, el fútbol de clubes precisaba de un impulso que llegó con la Copa de Europa y el Balón de Oro. La primera enfrentaba a los grandes equipos europeos y el otro se trataba de una distinción a nivel individual para distinguir al mejor futbolista del viejo continente.

Centrándonos en el segundo, las bases del trofeo eran muy sencillas: el galardón sería entregado al mejor jugador del mundo según la opinión de la ya mencionada revista. La única restricción era que el futbolista debía haber nacido en Europa o ser comunitario por un país europeo. En aquel entonces el Stade Reims era uno de los mejores equipos del panorama europeo, algo que Francia utilizó como símbolo nacional. Al igual que a Raymond Kopa, uno de los jugadores del momento.

Se podría afirmar que los orígenes del Balón de Oro y la Copa de Europa están muy relacionados. Pese a ello, el primer galardonado no disputó dicha competición. El premio fue otorgado a Stanley Matthews, que ese año jugaba en el Blackpool inglés. Lo ganó cuando su carrera estaba terminando y le fue entregado a modo de reconocimiento por su gran trayectoria en todo el fútbol inglés. No obstante, fue el primer futbolista en conseguir la distinción de ‘Sir’ y su carrera es la más longeva de la historia del fútbol inglés: debutó en 1932 y se retiró con cincuenta años en 1950.

Que Pelé y Maradona no tengan un Balón de Oro tiene una explicación: desde 1956 hasta 1995 el premio sólo reconocía a jugadores europeos o nacionalizados, lo que explica que Di Stéfano sí lo tuviera en sus vitrinas. Para evitar tal injusticia, ambos fueron galardonados con un Balón de Oro honorífico.

Aún así, no fueron ellos las únicas estrellas que no recibieron la condecoración. Futbolistas de la talla de Zico, Garrincha, Enzo Francescoli, Romário, Zico, Sócrates, Teófilo Cubillas… todos ellos hicieron méritos para ganarlo, pero las reglas no lo permitían.

APERTURA MUNDIAL Y FUSIÓN CON EL FIFA WORLD PLAYER

Es en 1995 cuando el mundo entero se siente parte de este premio, algo muy valorado en un momento en el que crecía la presencia del fútbol africano y sudamericano en el panorama europeo. La revista supo ver esa globalización y abrió las fronteras de su Balón de Oro. En ese mismo año se reconocía a George Weah, natural de Liberia, como mejor jugador del mundo. El delantero de raza negra fue uno de los mejores arietes de la década de los noventa y lideró a un Milan que dependía de sus goles y de la solidez defensiva. Además se entregaba a Maradona el mencionado Balón de Oro honorífico.

Paralelo a esta expansión llegó el FIFA World Player, creado por la máxima organización del planeta fútbol, que condecoraba al mejor jugador y jugadora del mundo, teniendo en cuenta la opinión de los capitanes y entrenadores de las selecciones asociadas a la FIFA. Ambos premios, año tras año, calcaban los ganadores, por lo que se unieron. Así nace el Balón de Oro FIFA en 2010, un premio que combina los sistemas de votaciones de los dos anteriores.

Con la fusión se ha ganado en espectacularidad y en amplitud. Hoy en día existen varias categorías que ejemplifican la globalidad y el momento de esplendor que vive el fútbol. Al tradicional Balón de Oro Masculino se ha añadido el Femenino, un premio dedicado a los entrenadores, y la elección del mejor once y mejor gol del año. En definitiva, el Balón de Oro ha crecido al ritmo del deporte rey y es el trofeo con más prestigio a nivel individual.

LOS ALEMANES LIDERAN EL RÁNKING, MESSI ES EL QUE MÁS HA GANADO

El fútbol italiano ha conseguido más galardones ningún otro país. El Calcio ha dado cabida a grandes balones de oro como Luis Suárez, único jugador español que lo posee, Pavel Nedved o el exquisito BaggioDurante su etapa en la Juventus, Michel Platini (1983-1985) consiguió tres galardones consecutivos, algo que con el tiempo solo ha superado Lionel Messi (2009-2012), que con cuatro es el jugador con más balones de oro de la historia.

Como se dijo alguna vez, “el fútbol es un juego de 11 contra 11 en el que siempre gana Alemania”. Y es que, empatado con Holanda, Alemania es el país en el que más balones de oro han nacido. Por parte de los tulipanes Cruyff y Van Basten, ambos con tres, son los máximos exponentes; por parte de los germanos lo son Franz Anton Beckenbauer y Rummenigge con dos.

Por último conviene recordar el poco espacio que se ha dedicado a los porteros en este galardón. Solo el soviético Lev Yashin ha sido capaz de ganar el premio. La araña negra defendió la portería del Dinamo de Moscú durante 20 años y lideró a la mejor URSS de la historia. Así, en el estadio de su equipo de siempre se alza su estatua, la del considerado mejor portero del siglo XX.

Palmarés del Balón de Oro 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here