Pasar el balón a un compañero en lugar de chutar en un penalti. Un penalti indirecto. Esto hizo Johann Cruyff ante el Helmond Sport un 5 de diciembre de 1982. Raro, sí, pero legal. Cruyff dio un ligero toque hacia la portería, y Jesper Olsen corrió, se plantó delante del portero y le devolvió el balón para que el holandés marcase a puerta vacía.

Cruyff era un futbolista que se lo podía permitir. Había marcado una época, estaba en sus últimos años de carrera y su equipo iba ganando 5-0.

Es cierto que no fue el primero en hacer esto, pero sí que fue el más sonado y conocido. Desde entonces, no habíamos vuelto a ver algo parecido. Hasta que lo intentó Robert Pirès. ¿Qué pasó?

PIRÉS EMULA EL PENALTI INDIRECTO DE CRUYFF

Era un partido entre el Arsenal y el City. El partido iba 1-0 con gol de Pirès de penalti -el que fue el gol número 500 del Arsenal en Premier en Highbury- cuando el árbitro volvió a señalar la pena máxima a favor de los gunners. El francés volvió a tomar el esférico, y en un acto de valor y brillantez, el virtuoso volante se dispuso a imitar el penalti indirecto de Cruyff. Pero algo fue mal. No se sabe por qué, Pirès no llegó a mover el balón, con lo que Henry -que iba a ser el asistente, el Olsen de turno- no pudo continuar la jugada. El árbitro anuló la jugada y el balón cambió a pies del Manchester City.

“Fue idea de Thierry, lo habíamos entrenado, pero no debería haberlo hecho. Era el partido equivocado para intentarlo y tengo que pedir perdón al entrenador y a mis compañeros”, comentó Robert Pirès tras el partido. “No lo volveré a intentar, a menos que sea Thierry el que me pase a mí”.

Por suerte para Robert, su primer penalti, el bueno, el que marcó, fue suficiente para dejar los tres puntos en Highbury. ¿Qué habría hecho Arséne Wenger con él de haber perdido el partido?

Comparte
Página web de fútbol, historia y cultura. Los mejores partidos, jugadores y relatos. Periodismo deportivo. Fútbol escrito

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here