ronaldo fenomeno
Ronaldo en la visita de la FIFA a Arena Fonte Nova antes del Mundial de 2014. Fotografía de Mateus Pereira/Secom. Licencia CC BY 2.0

El ritmo dentro de las venas y la pasión por el fútbol es algo intrínseco a la naturaleza de los brasileños. Con la misma ilusión con la que miles de niños juegan a la pelota todos los días, Ronaldo Luiz Nazário de Lima, el fenómeno, se inició jugando al fútbol sala en su barrio de Belo Horizonte en el Valqueire Tenis Clube. Fernando Gordo, su único y real descubridor, aseguraba que la facilidad con la que Ronaldo hace las cosas se debe a su larga formación en las pistas de fútbol sala.

El Social Ramos Clube es el primer club federado en el que juega el niño Ronaldo en 1989 pero es el São Cristovão el primer club donde juega al fútbol de campo. Estaba encantado con el descubrimiento de esa nueva e inmensa cancha para él, jugando de extremo izquierdo surtiendo asistencias y marcando goles.

RONALDO, ‘O FENÔMENO’, LLEGA A CRUZEIRO

El primero en comprar su ficha fue Jairzinho, máximo goleador del mundial de 1970 en México, junto con sus socios y posteriores representantes del crack, Reinaldo Pitta y Alexandre Martins. En 1992 pagó 50 mil dólares por el joven y un año más tarde llegó el Cruzeiro por medio de Léo Rabello para comprarle parte de los derechos del adolescente jugador por 200 mil dólares. Los tres agentes se frotaban las manos frente el negocio que presentaba el precoz futbolista.

Con poco más de 16 años Ronaldo Luiz ya no era un jugador más, llega a los equipos inferiores del Cruzeiro en 1993 y a los pocos días es convocado para la selección sub-17 de Brasil. El de Río de Janeiro destaca en el Sudamericano y en una gira europea de torneos juveniles pese a los no tan exitosos resultados de Brasil.

La Confederación Brasileña de Fútbol cuida a Ronaldo y al resto de seleccionados en la cómoda y aislada ciudad deportiva de Teresópolis. Todo en la CBF es cuidado y medido a detalle en cuanto a sus selecciones, el reporte de nuestro protagonista está lleno de elogios a su fútbol y a su conducta. Los altos mandos de las selecciones, fieles a la buena costumbre de estudiar y analizar a todos los jugadores que son probados, empiezan a fijarse en Ronaldo Luiz para la selección mayor.

Su vida, como todo en su carrera, cambiaba de forma fugaz. Todos sus entrenadores insistían en la calma con la que había que llevar al muchacho, reforzar fundamentos básicos y pulir detalles. Carlos Alberto Silva, entrenador del primer equipo del Cruzeiro en el 93 aconsejaba a Ronaldo: “Tenga humildad, lo demás lo tiene”. Así, de repente llegó la convocatoria de Carlos Alberto Parreira para el Mundial de 1994, el estado de gracia de Romario y Bebeto le impiden ver minutos en Estados Unidos pero la experiencia de la concentración mundialista y por supuesto la medalla de campeón son realmente enriquecedoras. Se empezaba a codear con las élites del fútbol.

LA EXPLOSIÓN DEL ASTRO Y LAS LESIONES

Ronaldo, con 17 años, promediaba casi un gol por partido con los de Belo Horizonte y  por consejo de Romario fichó por el PSV de Eindhoven convirtiéndose en el fichaje más caro en la historia de Brasil. En su primera campaña registró más de 30 goles, no obstante en Holanda conoció por primera vez las lesiones. Con 19 años el técnico Dick Advocaat lo rechazó argumentando que era inmaduro en ciertas cuestiones futbolísticas.

Llegaba el deseo de Sir Bobby Robson para vestirle de blaugrana solo una temporada, porque después llegó el Inter de Milán a pagar la cláusula de 24 millones de euros. Durante esa única y explosiva temporada en el Barcelona todos recuerdan el gol de aquel extraterrestre en Compostela que cabalga en la cancha regateando a medio equipo.

Ya en Italia es donde se considera la real explosión de O’Fenomeno. “Era simplemente inmarcable” fueron las palabras de Paolo Maldini, uno de los mejores jugadores de la historia y testigo de las mejores versiones de cracks como Maradona, Platini y Van Basten

De maravillosas jugadas, infinidad de goles y buenos momentos llegó el drama. Consolidado como fenómeno mediático llegaba la final de la Copa del Mundo de Francia 98, no iba a jugar hasta que una hora antes del partido apareció su nombre en la pizarra, todos atónitos. Un Ronaldo invisible en la final y Francia campeona del mundo de la mano y cabeza de Zidane. Meses después llego un traumatismo en el tendón rotuliano de su rodilla derecha, y en el 2000 en el partido que iba a ser su reaparición contra la Lazio cayó fulminado otra vez. Se presenciaba el supuesto final de su carrera en esos inolvidables gritos y gestos de dolor.

ALMA DE CAMPEÓN Y LEGADO AL FÚTBOL

A pesar de todo, Ronaldo recuperó su rodilla y apareció en tierras asiáticas en 2002 para dejar atrás todo lo malo. De su mano Brasil volvió a ser campeona del mundo, gritando dos goles en la final contra Alemania.  Luego llegó al Real Madrid, algo que parecía casi imposible. Viajó a otra galaxia y con la constelación de valiosas estrellas consiguió sus únicos títulos de Liga en Europa. De allí al Milán donde tuvo buenos momentos pero su camino ya era descendente, se terminó despidiendo en el Corinthians brasileño, regalando goles esporádicos y muchas sonrisas.

A la par que su zancada y resolución frente al arco los progresos profesionales de Ronaldo Luiz fueron rapidísimos. Nunca consiguió estar varias temporadas en un mismo club con un mismo entrenador, marchaba a otro ritmo. Al Gordito nunca se le fue la cabeza, supo escuchar consejos y adaptarlos él solo a su estilo de juego y de vida.

Las comparaciones con los máximos referentes de este deporte como Pelé, Maradona, Di Stefano o Cruyff son realmente inapropiadas, el fútbol como todos los deportes evoluciona y la exigencia es cada vez mayor. No se pueden comparar épocas y por tanto tampoco jugadores con criterio inequívoco. Quizá Ronaldo no fue tan vistoso y espectacular por la facilidad con la que se manejaba. La síntesis del juego y del gol en un atacante, junto a una potencia y velocidad insuperable en su momento, no es el mejor de todos los tiempos pero fue el mejor de su tiempo.

Se fue Ronaldo, el crack, O’Fenomeno, el Gordito, el delantero del futuro, el de las bicicletas, el de los remates inexplicables, el de los ‘sprints’ inigualables, el de los festejos, el de cara de dolor en muchas ocasiones y el de los goles, muchos goles. Revolucionó el juego y es sin duda un emblema del fútbol moderno.

Comparte
Periodista, Co-fundador y co-director de Football Citizens con un grupo de amigos que comparten la pasión por el balón.

1 Comentario

  1. PARA MI EL MEJOR JUGADOR DE TODOS LOS TIEMPOR,EL MAS RAPIDO,EL MAS VELOZ,EL MAS CARACOLERO,EL MEJOR DEFNIDOR,YA NO HABRA OTRO COMO IDOLO

  2. Pues para mi Ronaldo si fue el mejor de todos los tiempos, tal vez sus lesiones no permitieron que no hubiese ninguna duda de ello, pero jamas he vuelto a ver a un jugador tan impresionante como el Fenómeno que estuvo en Barcelona e Inter, no me alcanzo a imaginar que habría sido de este personaje del fútbol sin esas lesiones, sin embargo para mi es el mejor jugador que he visto …

  3. un grande saludpos desde ecuador el mejor en todos los sentidos completo dribling toque regate cabeza jugadas inexplicables indecifrables velocidad y furia mezclada con hambre d gloria un monstruo lastima q las piernas no le resistieron su trmenda habilidad

  4. Realmente RONALDO EL GORDO!! Es mejor Pelé, Maradona, Di Stefano o Cruyff, ronaldo si es un jugador completo, pero bueno cada quien tiene su propio criterio….

  5. La verdad es que se echa de menos a un delantero como éste, se echa de menos porque difícilmente se repetirá. El arranque y el cambio de ritmo, el ritmo y el ‘timing’ del brasileño y una claridad para definir heredada de Pelé.

  6. Muy buen post sobre un delantero difícil de imitar. En España no le vimos tanto como en otros países, incluso cuando llegó al Madrid ya no era aquel delantero tan rápido que fue. Sin embargo, pocos delanteros generan sensación de peligro recibiendo el balón en el centro del campo. Sus estampidas son míticas.

  7. […] Ronaldo era distinto. No sólo por dejar atrás impotentes defensas a ritmo de velocista, o  hacerte pensar que merece la pena pagar la entrada nada más ver cómo se desenvuelve en el terreno de juego. Lo fue por pequeños detalles que conforman la imagen de una persona y la hacen diferente del resto. “Cuando me preguntan que cuántos jugadores tengo en la plantilla digo que veintidós más Ronaldo, que va aparte”, declaró Vicente del Bosque cuando durante su época en el banquillo madridista. “Es un chico que hubiera sido líder en los que se hubiera propuesto. Es listo e intuitivo por naturaleza” le piropea el de Salamanca. […]

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here