final copa de europa 1966 real madrid ye ye partizan de belgradoTras cinco Copas de Europa conseguidas de forma consecutiva, el Real Madrid acumuló seis años de sequía en una competición que, sin lugar a dudas, había dominado un lustro atrás. En la temporada 1965-1966 el conjunto blanco contaba con una generación  que se basaba en jugadores nacionales. Futbolistas como Gento, Amancio y Pirri lideraban una escuadra que llevaría a la afición merengue a conquistar el título más importante del continente por sexta vez.

Tras eliminar a Feyenoord, Kilmarnock, Anderlecht e Inter de Milan, el Real Madrid viajó al estadio de Heysel para medirse en la final con el Partizan de Belgrado, que había dejado fuera a varios equipos importantes. En el estadio, un ambiente inmejorable embellecía el partido, que estaba destinado a coronar al mejor equipo del viejo continente. Era la primera vez en la historia que se repetía sede para una final de esta competición.

Tanto Partizan como Real Madrid habían eliminado a los principales aspirantes en semifinales y se podía esperar cualquier resultado. El conjunto yugoslavo partía como favorito, debido a que en el ambiente flotaba la sensación de que el equipo dirigido por Miguel Muñoz se encontraba en una fase de transición tras la precipitada salida de Di Stefano. Gento era el único superviviente de aquel mítico equipo que había asombrado Europa consiguiendo cinco Copas de Europa de forma consecutiva.

“Con el Madrid veremos un partido cara a cara. Nos lo jugamos a todo o nada”, predijo el técnico Abdullah Gegic. El equipo de Belgrado tenía una motivación especial para el partido y Vasovic, uno de los puntales de la plantilla, propuso rechazar las primas que había ofrecido su presidente. El choque generó una gran expectación y nada pudo hacer que las gradas del estadio estuvieran repletas de espectadores, ni siquiera la visita de la Reina Isabel II a Bruselas.

El balón echó a rodar y fue el Real Madrid quién combinó para acercarse a la meta defendida por Soskic. El Atonium de Bruselas fue testigo de la obsesión que tenía la defensa del Real Madrid por Hasaganic. El yugoslavo había marcado seis goles en la competición y cada vez que tocaba el balón, los jugadores blancos se lanzaban sobre el tercer máximo goleador del torneo, solo superado por Eusebio (Benfica) y Albert (Ferencvaros).

Pese a la ambición merengue, los jugadores se mostraron imprecisos e incapaces de encontrar espacios para filtrar balones y poder subir el primer gol al marcador. Por su parte, el Partizan jugaba más liberado, sin la presión de tener una historia tan exitosa, que sí parecía pesar en la escuadra dirigida por Miguel Muñoz. Encontraban espacios y podían dar balones a su jugador más creativo, Pirmajer. La defensa obsesiva sobre Hasaganic generaba que sus compañeros pudieran encontrar con facilidad futbolistas libres con los que poder combinar.

Con el paso de los minutos el conjunto dirigido por Gegic crecía. Las dudas que generó Arquistán en varias salidas por alto animaron a los albinegros a seguir asediando la meta blanca. Al descanso se llegó con empate a cero, en  gran medida gracias a una buena parada del portero madridista.

REMONTADA Y SERENA ENCUMBRA A UNA GENERACIÓN

La reanudación supuso un duro golpe parael real madrid yeye copa europa 1966 partizan de belgrado heysel el Real Madrid. Lejos de conseguir canalizar su ímpetu, los jugadores españoles concedieron un córner que supondría el primer gol del encuentro. Centro de Pirmajer a la frontal que cabeceó Gagic al corazón del área. Vasovic entró con fuerza y adelantó al Partizan. Corría el minuto cincuenta y cinco.

Parecía que los pronósticos de muchos expertos se concretaban. La juventud y la falta de extranjeros había generado mucha desconfianza entre los analistas del deporte rey. Fue entonces cuando Miguel Muñoz intentó aumentar la presencia de jugadores del Real Madrid en el centro del campo y adelantó la posición de Zoco.

Pirri y Velázquez agradecieron esta variante táctica y Grosso fue el gran beneficiado, pues sus obligaciones defensivas se redujeron y pudo sacar a relucir ese talento que llevaba dentro. Así, un pase suyo en profundidad lo recogía Amancio para igualar la contienda. El Brujo, uno de los futbolistas más prometedores de la época, controló, regateó a su marcador y se plantó solo delante de la meta de Soskic, al que batió colando el balón entre sus piernas. Empate otra vez.

Con el Real Madrid en tromba y venido arriba, seis minutos después del gol del gallego Serena decantaría la final. El mediapunta madridista armó la pierna derecha y perforó la portería rival. Él mismo, como preludio de su noche de gloria, celebró más que nadie la clasificación de su equipo para la final de Heysel.

El Real Madrid agarraba la sexta Copa de Europa con las dos manos y solo tenía que aguantar el presumible arreón final del Partizan. Sin embargo, los ye-yes mantuvieron el control del partido y no hubo sobresaltos, a pesar de los cinco minutos que descontó el colegiado, y la invasión de campo por parte de los aficionados antes de que el encuentro concluyese, pensando que ya lo había hecho.

Con el pitido final, ahora sí, se desató la euforia de los madridistas. Levantaba Gento el título que convertía al Real Madrid, una vez más, en el Rey de Europa. El cántabro se convirtió en el jugador que más veces ha ganado esta competición, récord todavía vigente.

real madrid yeye copa de europa 1966 partizan belgrado serena gentoEsta generación pasó a la historia por la consecución de la Copa de Europa, después de la cual, el Real Madrid estuvo treinta y dos años sin poder volver a conquistar. Los aficionados blancos la conocen el Madrid de los yeyés debido a un reportaje que publicó Felix Lázaro en el que varios jugadores del equipo blanco aparecían caracterizados como Concha Velasco, cantante muy popular en la época que había estrenado el single La chica yé-yé, una canción que se convirtió en un símbolo del país en un momento en el que Los Beatles copaban el mercado musical.


FICHA TÉCNICA

Liga de Campeones 1965/66 (Final): Partizan de Belgrado 1 – 2 Real Madrid.

Estadio: Heysel (46.745 espectadores)

Árbitro: Rudolf Kreitlein (ALE).

ALINEACIONES

PARTIZAN DE BELGRADO: Soskic, Jusufi, Rasovic, Vasovic, Mihajlovic, Kovacevic, Becejac, Bajic, Hasagannic, Galic y Pirmajer. DT. Abdulah Gegić

REAL MADRID: Arquistán, Pachín, De Felipe, Zoco, Sanchís, Pirri, Velázquez, Serena, Amancio, Grosso y Gento. DT. Miguel Muñoz.

GOLES

Vasovic (1-0, m. 55), Amancio (1-1, m. 70), Serena (1-2, m. 76).

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here