valdano panenkaEl Fórum del FNAC de La Castellana albergó este martes ‘Fútbol y Cultura’, acto organizado por la revista Panenka en el que el periodista e historiador Sid Lowe entrevistó a Jorge Valdano. Fue en la tercera planta, un piso por encima de la sección de música y a continuación de la sección infantil. No es casualidad que las palabras del argentino brotaran en forma de bel canto y dignificaran un deporte que, como suele decirse, es la recuperación semanal de la infancia.

Tal es el virtuosismo del de Santa Fe que Sid Lowe quedó soterrado. Prefirió que la figura del entrevistador se desvaneciera, que las palabras de Valdano aprisionaran a los presentes en una burbuja atemporal, alejada de la actualidad. Fútbol visto desde distintas disciplinas y fútbol como hilo conductor de la historia. Esa cosa redonda que rueda fue el objeto de estudio, y éste el resultado.

“Los intelectuales han perdido miedo al fútbol”

“En 2014 los intelectuales han perdido miedo al fútbol. Durante mucho tiempo lo han tachado de animalesco. Me ha dolido que la gente pensara que el fútbol no tiene pensamiento”, arrancó Jorge Valdano para valorar el creciente número de personas que tratan al fútbol como una vertiente cultural más. Un colectivo, por cierto, al que da la bienvenida “para que se integre a la fiesta del pueblo”, y es que “ante el grito de gol todos somos iguales.

“Hubo una época en que la cultura estaba hecha solo para la elite. La única relación que el pueblo tenía con la belleza era a través fútbol. Sin embargo, en los últimos años, la cultura ha integrado las emociones a su ámbito y  por eso ya consideramos cultura a la moda, la gastronomía y el futbol”, explicó Valdano.

El fútbol es cultura, de acuerdo. Y los futbolistas, ¿demuestran tenerla? «El 100% de los grandes futbolistas que he conocido son gente muy inteligente. La gente confunde que sean ilustrados con inteligentes. La inteligencia del futbolista es singular, se trata de pensar rápido y tener la capacidad técnica y física para ejecutarlo”, responde el ex técnico madridista.

“Fontanarrosa es Maradona escribiendo de fútbol”

Los soportes informativos se han ido sucediendo. La prensa vivió su época dorada en el siglo XIX. Un siglo después apareció la radio, y de seguido la televisión. Éste último medio es ahora el más implantado, pero ¿cómo conectaba antes el fútbol con la gente? “Mi generación creció vinculando el fútbol a la palabra. Mi única unión con mis ídolos se daba a través de la palabra, de la revista El Gráfico o con la radio, a través de la voz de los relatores que traían un fútbol victorioso. A las nuevas generaciones les viene el fútbol en imágenes, lo que a mí me hubiera gustado”, reflexionó el argentino.

“A pesar de ello, la palabra se puso de nuevo en valor. Desde el 2000, fútbol y palabra se dan de la mano. En este siglo XX ya se publicaron más libros que en el siglo anterior”, continuó, al tiempo que señaló la relación exagerada que existe en su país con este deporte. “Argentina tiene una relación claramente exagerada con el fútbol. Esa puede ser una explicación por la que haya tanta literatura. Hay libros de fútbol que son mejores que muchos partidos”, dijo, para después ensalzar al que, para él, es el mejor escritor de fútbol que ha leído: “Fontanarrosa es Maradona escribiendo de fútbol”.

Lo difícil, a la hora de escribir sobre fútbol, es plasmar las emociones que se desprenden del terreno de juego y sus aledaños. Lo imposible, es recrear el juego en una pantalla de cine. “No hay mejor imagen de fútbol que un partido, pero lo difícil es llevarlo al cine, recrear el juego. Pueden poner a Sylvester Stallone de portero en Evasión o victoria, da igual, no nos lo vamos a creer”, afirmó.

La literatura siempre ha sido indivisible del periodismo. La avalancha convertir el fútbol en literatura tanto en libros como en periódicos, ha ido en paralelo a otra corriente que… Valdano define del siguiente modo: “Hay cosas que me resultan despreciables y cosas que me gustan. Al final siempre está implícito el talento. Contar el futbol como un cuento o hacer una pelea de gallos”.

“El fútbol tiene conectividad con todo, es un símbolo de la globalización”

“El fútbol es el elemento simbólico de la globalización y ésta tiene algunas cosas buenas y malas. Uniformiza cultura pero también concentra el poder. Por eso Barça y Madrid son cada día más grandes o el resto de jugadores que no son Messi ni Cristiano parecen insignificantes. A medida estos equipos crecen, van erosionando lo que hay a su alrededor”. Éste es el rumbo que ha tomado el fútbol según Jorge Valdano. Madrid y Barcelona tratan de convertir a sus aficionados en clientes, el placer da paso al deber y “el fútbol termina por alejarse del barrio”.­

En un futuro tan alejado como deformado, opina Valdano, “el negocio sólo estará en las grandes multinacionales del fútbol. Sólo habrá 15 equipos que provoquen emociones a nivel planetario, mientras que el resto luchará a un nivel más local». Parece inevitable y puede que sea la única salida. “Siempre hemos estado aborreciendo el fútbol como negocio, pensando que lo iba a romper y, sin embargo, el negocio va a salvar al gran fútbol. El ejemplo es el Bayern, que ganó seis títulos de seis y contrató a Guardiola. No basta con ganar, sino que tienes que seducir otros mercados para que un chino elija ver tu partido”, dijo.

“Cruyff influyó en la construcción de un gusto por el espectáculo”

Los dos grandes de España se necesitan mutuamente. El uno no sería igual sin el otro. Para Valdano, esa fue la premisa en el relato del Barcelona, que se elaboró desde la derrota. “El Barcelona debe su relato a la derrota. Fue un equipo perdedor durante años. Y en ese tiempo encontró un discurso que revelaba una identidad reactiva, necesitaba del Madrid para su relato. Madrid era el centralismo, el debate político, el poder que vamipirizaba su fútbol. En ese tiempo aparecieron Vázquez Montalbán y su ejército desarmado del FC Barcelona. El Madrid, como ganaba, no necesitaba el relato”, repasó Valdano.

España, hasta su época más reciente, no ha encontrado su discurso. En ello han influido tres factores: Johan Cruyff, la Quinta del Buitre y el periodismo que apuesta por el buen fútbol. “El fútbol no siempre tuvo discurso. Durante el franquismo eran la ‘furia’ y los resultados, no nos movíamos de ahí. Llegó Cruyff e influyó en la construcción de un gusto por el espectáculo. Y después llegó la Quinta del Buitre, el brazo deportivo de la Transición. Hay un tercer factor como ha sido el periodismo combativo por el buen fútbol. Y eso ha contribuido a que España gane ahora también y tan bien”, comentó.

Su pasado madridista, como jugador, entrenador y director deportivo, le convierte en una de las voces más autorizadas para juzgar ese relato del Real Madrid que, curiosamente, ha sido muy simple. “El Real Madrid siempre ha sido bastante elemental. Todo lo que no es ganar, es fracaso. El Madrid se revela ante la derrota. Me gusta la historia reciente del Madrid ya que no se rinde. Ir al mercado y comprar los mejores jugadores del mundo es parte del Real Madrid, porque significa no rendirse ante el Barcelona», dijo.

Si hay algo que le molesta, en cambio, son los prejuicios acerca de la hinchada blanca, tachada siempre, en un país tan bipolar, de ser de derechas. “Me molestan los prejuicios. El Madrid es el club más conocido de España, con gente de izquierdas y de derechas, con ricos y pobres», afirmó.

“Maradona tenía sentido artístico”

Es inevitable preguntar por el Diego a alguien que compartió vestuario con él. Más aún si es alguien como Valdano, capaz de reconocer, en tono de humor, que su utilidad en el gol de Maradona en las semifinales del Mundial del 86 frente a Inglaterra fue recoger el balón de las redes. De aquella jugada, en cambio, hay algo que recuerda de forma nítida. “En la jugada del gol de Maradona era un espectador más. De lo que sí fui consciente es que aquella jugada le ponía en otro lugar en la historia del fútbol”, reconoció.

Los piropos hacia Diego Armando Maradona, como siempre, parecen quedarse cortos, aunque Valdano lo intenta haciendo uso de su memoria y esa seductora manera de expresarse propia de los argentinos. “Maradona era un genio, tenía sentido artístico, era imaginativo, técnicamente no tenía límites y, seguramente, creció en el mejor lugar posible”, dijo.

Del Mundial México, en el que campeonó al de Brasil. ¿Qué ocurrirá este verano? “El Mundial puede quedarse en Sudamérica. Creo en los factores sociológicos e, incluso, en los climáticos. Espero un buen Mundial porque el ámbito empuja, no en vano el de Italia 90 fue de los peores de la historia… Será interesante porque, además de ser en Brasil, está España, que ha roto ciertas ideas, como la obsesión táctica de Italia o la física de Alemania”, manifestó.

Si en el fútbol de ahora solo importa la intensidad, si Jorge Valdano está cada vez más alejado de los banquillos, si fue Romario el único futbolista que le hizo dudar sobre si hay jugadores que juegan cuando quieren, o si Raúl está destinado a ser el Guardiola del Real Madrid, fueron otras cuestiones que ocuparon el acto. Por espacio, aunque con dolor, solo pueden incluirse de manera somera. 

Comparte
Periodista y Community Manager. Cofundador de Football Citizens. Ahora me encargo de la dirección, diseño web y edición. Jugando el balón con criterio.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here