juan roman riquelme
Fotografía de Natanael Amenabar

Juan Román Riquelme es un futbolista argentino nacido en San Fernando, provincia de Buenos Aires, un día antes de que Argentina fuera Campeona del Mundo en 1978. A lo largo de su carrera, se ha caracterizado por su claridad y visión a la hora de jugar al fútbol, capaz de dibujar  lineas inimaginables y filtrar pases milimétricos.

Internacional en 73 ocasiones con la albiceleste y uno de los máximos ídolos de la afición de Boca Juniors, club donde militó hasta 2014 tras varios amagos de despedida. Tuvo su oportunidad en el fútbol europeo, jugó una temporada en las filas del FC Barcelona y otras tres en el Villarreal. Sin duda una joya futbolística que para muchos apuntaba a mucho más, no obstante su calidad y trayectoria son indiscutibles.

RIQUELME LLEGA A BOCA

Salido de las divisiones inferiores de Argentinos Juniors, es traspasado en 1996 a Boca Juniors por recomendación del entonces técnico Carlos Bilardo. Tuvo grandes domingos de gloria en la Bombonera, en su primera etapa con el club xeneize consiguió dos Copas Libertadores (2000, 2001) y una Copa Intercontinental (2000). El 10 de noviembre de 2001 participó en La Bombonera del partido despedida de Diego Armando Maradona. Al término del partido, El Diego le regaló su remera a Román Riquelme, y usó la 10 de Boca Juniors con las siglas “Román” en la espalda. La relación de los dos últimos dieces xeneizes nunca fue muy estrecha, de personalidad contraria; la exuberancia y el centro de los focos mediáticos frente a la impenetrabilidad y discreción.

En 2002 fue traspasado al Barcelona por 13 millones de dólares, durante una temporada deleitó a la afición culé, pero su carrera en la entidad fue fugaz. Era una época de transiciones y cambios drásticos en el entorno blaugrana, Laporta decidió traer a Frank Rijkaard y con él a Ronaldinho, las cosas se veían complicadas para Román y en 2003 fue cedido al Villarreal. Se dice que el mal trato y la forma en la que salió del Barça se debe a un cierto desdén por parte de la directiva de Rijkaard al ser contratado por los altos mandos y no por él. Siempre prudente, silencioso pero contundente cuando consideraba que tenía que intervenir.  Se mantenía al margen de la polémica  con la mayor tranquilidad, meditativo y aislado con sus más allegados. Esta inaccesibilidad le generó problemas con la prensa y etiquetas injustificadas, tampoco parece que esta cuestión le haya quitado el sueño a Román.

Con el submarino amarillo alcanzó lo que se podría considerar la cumbre de su carrera europea. Fueron temporadas de un fútbol más que vistoso, en la temporada 2005-2006, el Villarreal llegó a las semifinales de la Champions y el Arsenal de Wenger en frente; en el partido de vuelta, Román tuvo la oportunidad de enviar la eliminatoria a la prorroga desde el punto penalti, Lehmann fue protagonista y el grito de miles de gargantas se quedó contenido en El Madrigal, se terminaba la ilusión.

Tras unos años plagados de lesiones y problemas, en 2007 vuelve al club de sus amores, de su mano, Boca volvió a vivir momentos inolvidables, ganando la Libertadores en 2007 o el Apertura argentino en 2008. Riquelme ha decidido que no va a volver a jugar con la camiseta de Boca Juniors. Lo ha hecho a su modo, calculando palabras, formas y tiempos con bastante coherencia, se retira del club de sus amores con buenas sensaciones y resultados positivos, alcanzó la final de la Libertadores en 2012, fue campeón de Argentina en 2012 y más recientemente campeón de la Copa Argentina.

Con la albiceleste empezó desde muy joven,  partícipe de grandes victorias como el Campeonato Sudamericano y el Mundial (sub 20). Heredero natural del ’10’ de la albiceleste, Riquelme llegó en gran estado de forma al Mundial de Alemania en 2006, donde salió campeona Italia con un Cannavaro brillante. A pesar del fracaso argentino, fue de los jugadores más destacados de aquel plantel. 

En la siguiente etapa de la selección con Alfio Basile a la cabeza, Riquelme renunció a la selección tras las fuertes criticas sufridas y problemas personales. Volvió en la Copa América 2007 en la que hizo un destacado torneo llegando a la final, derrotados por Brasil. No obstante, Román fue el segundo máximo anotador del torneo y líder en asistencias. Llegaban las eliminatorias para Sudáfrica 2010 y Riquelme se consolidaba como un ‘peso pesado’ de la plantilla. Al llegar Maradona al banquillo las cosas se tensaron bastante, el oriundo de San Fernando terminó renunciando a la selección por causas no muy claras, todo apunta a la bastante desgastada relación con el Pelusa. Prefirió evitar problemas y hacerse a un lado.

El también conocido como Topo Gigio, nunca se ha caracterizado por ser el más carismático de los jugadores como parte de su carácter introvertido, pero cuesta encontrar declaraciones negativas de alguno de sus ex compañeros hacia él, querido por todas las hinchadas. Nadie que entienda un poco de fútbol puede negar la calidad de Román.Un futbolista diferente en todos los aspectos, capaz de cambiarte el rumbo de un partido con una pincelada de clase, un tiro al ángulo o un pase inventado para que el delantero solo tenga que empujarla. 

DEPEDIDA

A los 36 años ha anunciado su retiro definitivo del fútbol profesional tras un breve paso por el club que lo vio nacer, Argentinos Juniors. Riquelme cambia los pases en corto por asados y mate con los amigos, ahora le toca disfrutar como hincha que es. Ojalá pueda hacerlo del modo que el resto de aficionados lo hicieron con su juego.

Actualizado el 6/10/2016
Comparte
Periodista, Co-fundador y co-director de Football Citizens con un grupo de amigos que comparten la pasión por el balón.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here