futbol-cine-y-proletariado_10472122344_o(BILBAO)

Mañana de primavera con clima invernal en la ciudad más poblada del País Vasco, una constante y ligera llovizna moja a los cientos y cientos de personas que se manifiestan en las calles de la ciudad.

La Gran Vía Don Diego López de Haro ve pasar una marcha multitudinaria a gritos de «¡Ladrones!» y al independentista esporádico;  a su vez aloja en la Sala BBK, el ‘Thinking Football Film Festival’.

En cada partido, el espectador crea una película de la contienda que está viendo. La infinidad de perspectivas e historias que se generan han dado pie a que muchos cinematógrafos y documentalistas hayan unido estas dos pasiones.

El evento gestionado por la Fundación Athletic Club es la oportunidad ideal para que, tanto los amantes como los escépticos, aprecien historias reales que no se suelen contar.

FÚTBOL Y CINE

La influencia del fútbol en la sociedad actual es innegable, el festival lo está representando fielmente. En el transcurso de la semana se encontrarán todo tipo de historias. Desde cómo un joven alemán llega a conocer a Zinedine Zidane, la inocencia de unos niños catalanes que disfrutan del juego y apenas entienden las reglas o la evolución del fútbol en Estados Unidos, hasta la clandestinidad en el mundo del fútbol o el relato de un republicano en la Guerra Civil.

Será difícil que algún espectador que se sumerja en el evento no se lleve la reflexión intencionada de los organizadores del evento. De una manera o de otra, el fenómeno del rectángulo verde genera reacciones y cumple funciones en las rutinas globalizadas.

SESIÓN DEL MIÉRCOLES

El panorama es tranquilo para la función matinal, se proyecta Once in a lifetime: the extraordinary history of New York Cosmos, documental que relata el nacimiento y evolución del primer club de fútbol de Nueva York. Se puede decir que hay un antes y un después en el fútbol ‘gringo’ con la llegada de un tal Pelé (ya consagrado) a Estados Unidos. La figura de Giorgio Chinaglia y las anécdotas que surgen, así como la ‘americanización del soccer’ es imperdible.

Manifestación finalizada en el Día Internacional del Trabajador, las actividades se reanudan en el recinto con dos películas referentes a la clase obrera en este primero de mayo. El documental alemán Eisern Verient, desvela el amor más puro hacia unos colores. En la tercera división germana, el Unión Berlín se encontraba al borde de la bancarrota, los aficionados se ofrecieron voluntariamente para remodelar su estadio y ayudar económicamente al club para librar esa mala época.

Para finalizar la jornada y como perfecto aperitivo de una semifinal de Champions, la sala rozaba el lleno minutos antes de la representación de  Fotbollens sista proletärer (Los últimos proletarios del fútbol). Gran documental sobre el último equipo no profesional en ganar una competición europea, el sueco IFK Göteborg, en la misma coyuntura del «modelo sueco» basado en el colectivismo. Uno de los directores, Carl Pontus Hjorthen, la considera una «hazaña deportiva que encaja en la realidad social»

El término ‘remontada’ está más presente que nunca esta temporada, hace veintisiete años el FC Barcelona también necesitaba una remontada europea, esta vez frente al cuadro escandinavo sobre el que trata el largometraje. Una vez finalizado, se dio paso a un coloquio con los directores, Martin Jönsson y Carl Pontus Hjorthen, dirigido por el organizador Galder Reguera. Sobre el festival, Pontus Hjorthen afirmó que: «Nos encantan este tipo de iniciativas, de  hecho tenemos pensado hacer algo parecido en Gotemburgo».

Comparte
Periodista, Co-fundador y co-director de Football Citizens con un grupo de amigos que comparten la pasión por el balón.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here