ronaldo nazario
Fotografía de Georges Biard

Ronaldo Nazário era distinto. No sólo por dejar atrás defensas o hacer pensar que merecía la pena pagar una entrada con sólo ver cómo se desenvolvía en el terreno de juego. Lo fue por los pequeños detalles que conforman la imagen de una persona y la hacen diferente del resto. “Cuando me preguntan que cuántos jugadores tengo en la plantilla digo que veintidós más Ronaldo, que va aparte”, declaró Vicente del Bosque durante su época en el banquillo madridista. “Es un chico que hubiera sido líder en los que se hubiera propuesto. Es listo e intuitivo por naturaleza”, le piropeó el de Salamanca.

El método del Bosquepublicado el pasado año con Joaquín Maroto como autor y bajo el sello de la editorial Aguilar, narra alguna de las vivencias del seleccionador con O FenômenoEl brasileño sólo funcionaba por retos, era la única manera de divertirle. En caso contrario, no rendía.

Antes de un partido trascendente frente al Atlético en el Calderón, Ronaldo topó con su míster. Éste le comentó que estaba indeciso. Jugaban en Madrid, por lo que quizá no fuera necesario concentrarse un día antes del encuentro. Era la norma cuando se jugaba de visitante. “Mire director, usted no se preocupe, nosotros dormimos en casa. Yo le haré algún gol al Atlético, como siempre, y el Madrid será campeón de liga. Tiene mi palabra”, contestó Ronaldo. El Real Madrid venció con gol de Ronnie incluido y se proclamó campeón de Liga.

El seleccionador recuerda con humor otra gran anécdota que vivió otro entrenador madridista con Ronaldo. Florentino habló con el jugador sobre su salidas, típicas en los brasileños por otra parte, y le instó a seguir el ejemplo de Luis Figo. Ronaldo contestó: “Bueno, es que si yo tuviera una mujer como la de Figo [Helen Swedin] tampoco saldría de casa…”.

Comparte
Página web de fútbol, historia y cultura. Los mejores partidos, jugadores y relatos. Periodismo deportivo. Fútbol escrito

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here